¿Buscas dónde hacerte una mastografía?

¡Hola!

30d1e853-5f82-496e-de40-4cd168449c8bUna de las preguntas más recurrentes que me hacen es sobre a dónde acudir para hacerse una mastografía. Entiendo que quienes tienen acceso a servicios de medicina privada no tienen dudas al respecto, al menos eso espero. Lo mismo podría pensar de quienes cuentan con un servicio de salud pública y que, pese a la alta demanda, pueden tener acceso al estudio.
Sin embargo, algunas mujeres que viven en Querétaro y el Estado de México tienen dudas o se preocupan por no poder acudir a una de las UNEME DEDICAM, que son las siglas que el sector público usa para definir a la Unidad de Especialidades Médicas Dedicada a la Detección y Diagnóstico del Cáncer de Mama. Quizá la alta demanda que tienen, no les permiten atender a todas las mujeres que quieren acudir a hacerse el estudio.
Por ello busqué alguna opción que pudiera ser útil a la mayoría y encontré Salud Digna, que es una institución sin fines de lucro que realiza distintos estudios clínicos y de imagen, como las mastografías. Tiene sucursales en varios estados del país, y aquí les dejo la dirección de su página en internet por si desean consultarla y saber dónde están sus unidades y los servicios que ofrece a muy bajo costo: http://salud-digna.org/ . Eso sí, recuerda que para hacerte el estudio debes tener en cuenta algunos factores, como ir bañada, pero sin usar cremas ni lociones; así que al hacer tu cita, pregunta cuáles son los requisitos.

Y ahora, en octubre, vi que tienen una promoción atractiva y útil: mastografías en 180 pesos. ¿Es bueno, no crees? Así que ya estás en el rango de edad para hacerte el estudio o tu médico así lo indicó, aquí tienes una alternativa más.

Abrazos.

¡Por fin, una campaña digital inteligente! ¿Nos unimos a ella?

¡Hola!

campana-viral-leonisa

Quienes tienen alguna cuenta en redes sociales, sobre todo en Facebook, seguramente ven a lo largo del año una serie de cadenas que, dicen, están inspiradas en hacer conciencia sobre el cáncer de mama. Así aparecen juegos insulsos como el del color del sostén que usas o el de la selfie diaria, que desde mi experiencia promueven muchas cosas menos la conciencia sobre la autoexploración mensual, desde jóvenes.
Por ello quedé gratamente sorprendida al encontrar esta campaña de Leonisa, que me parece inteligente y que sí busca sensibilizar a las mujeres sobre la importancia de que toquen sus senos y los conozcas hasta el punto de detectar la menor diferencia.
Aquí te dejo el video de la campaña y, de verdad, de todo corazón, espero que esta cadena SÍ SE HAGA VIRAL, porque vale la pena.
¿Qué te parece? ¿Te unes? ¿Ya pensaste en quiénes serán tus primeras nominadas? Y más aún ¿Ya te hiciste exploración mensual?

En otro Octubre Rosa, ¿soy más consciente?

Minientrada

¡Hola de nuevo!
1-octDespués de muchos meses de silencio, causado por diversas razones -por fortuna ninguna relacionada con la salud-, aquí voy de nuevo compartiendo contigo que hace menos de un mes ¡celebré cinco años de que me practicaron una mastectomía radical por cáncer… y cuatro de que concluí mis tratamientos (los más pesados)! Por fortuna, han sido cinco años de salud, en los que no hay día en los que no agradezca el enorme regalo que es mi vida.
Cierto es que en estos años he tenido baches -nada relacionados con la salud-, pero aun así me siento una mujer muy afortunada, que ama la vida, amo a mis hijos, amo a mis papás, amo a mi familia, amo a mis amigos y, sobre todo, me amo. Así que he aprendido a vivir en armonía y con agradecimiento por todas las bendiciones o regalos (como prefieras llamarles) que recibo.
Hoy más que nunca puedo decirte que he elegido cómo quiero vivir mi vida, y mi decisión ha sido VIVIRLA EN SALUD, así que he estado saludable. Sigo en mis chequeos, cada seis meses, y continuo platicando con mis células, recordándoles que son sanas, que somos una unidad sana, y que estamos rodeadas de amor. Entiendo que ver la vida así, sobre todo cuando el mundo parece inhóspito y agresivo, puede parecerte una evasión; sin embargo, cree cuando te digo que he aprendido que todo eso está en el exterior y que yo elijo cuánto me afecta: mucho, poco, nada… y por cuánto tiempo. Porque el exterior yo no puedo controlarlo, pero mí interior sí. Y es ahí dónde me enfoco.
Sé, por ejemplo, que las emociones negativas pueden causar un impacto igual de negativo en la salud, en la mía y en la de todos. Lo mejor es que cada vez más científicos han encontrado cierta esa relación. Así que hoy por hoy pongo todo mi empeño, mi voluntad y mi decisión en vivir en armonía, conmigo y con los demás. Hacerlo me implica trabajar en mí, de manera interna, para soltar rápido todo lo que me afecta negativamente.
Eso no significa que todas las cosas dejaron de dolerme o que no me afecten; sin embargo, procuro colocarlas en su justa dimensión y verlas en perspectiva. Dejé de aferrarme a todo, estoy aprendiendo a soltar el control de todo, y eso de verdad me ha quitado un enorme peso de encima.
Así que cuando veo a distancia lo que he vivido, estoy segura de que pesa más todo lo positivo y que, de lo que puede parecer negativo, he aprendido mucho. Sé que hoy soy una mejor persona de lo que fui antes, y eso me parece bien para mí.
Y es a partir de ese resultado que sí puedo afirmar que en este nuevo Octubre Rosa, en el que en el mundo se aplican en todos sentidos para “sensibilizarnos” sobre el cáncer de mama, creo que puedo decir que soy una mujer con mayor conciencia hacia mi experiencia y hacia lo que representa vivir una situación así.
Ojalá que tú, que me lees, también puedas sentirte plena y armonía con la vida. De verdad, es el mejor regalo que pueden darnos, y yo lo agradezco desde mi corazón.

¡Bendiciones infinitas para ti!

La lactancia reduce el riesgo de cáncer de mama

Salud y vidaEn este sábado en el que en México se celebra el Día de las Madres me parece más que oportuno recordar que -independientemente de las ventajas que la lactancia tiene en los recién nacidos y bebés-, cada vez se reafirma más el hecho de que amamantar es muy benéfico para la mujer, ya que reduce el riesgo de generar enfermedades como el cáncer de mamá, el cáncer de ovario y la osteoporosis.

Los especialistas insisten en que toda mujer que da a luz puede amamantar a su recién nacido, aunque la producción de leche parezca insuficiente, dados los beneficios para la sana nutrición del bebé y de salud materna.

Inclusive, dicen, la lactancia debe mantenerse hasta los dos años y darse de manera exclusiva hasta los seis meses, ya que ello permite que el bebé tenga un adecuado crecimiento y desarrollo libre de padecimientos como infecciones, alergias, diabetes y obesidad, al igual que permite un mejor desarrollo mental e intelectual.

De ahí que cada vez es más frecuente que en hospitales y clínicas, públicas y privados, operen grupos o clubes que fomentan la capacitación de las futuras madres en técnicas de lactancia materna. Ahí, les hablan de las ventajas que tiene ese práctica, no sólo en la prevención de enfermedades, sino también en la disminución del sangrado postparto y en la recuperación del peso.

Las únicas contraindicaciones para evitar la lactancia son:

  • Si la mamá vive con VIH
  • Si tiene herpes en los senos
  • Si está en tratamiento de radioterapia o quimioterapia
  • Si el bebé muestra Galactosemia y Fenilcetonuria

Es normal que durante el proceso de inicio de lactancia la mujer tenga dudas y crea que no puede amamantar a su bebé, pero si se acompaña de una adecuada asesoría el proceso es exitoso. La información está; sólo requieres buscarla y poner manos a la obra…

Cáncer de Mama: ¿Qué hay de nuevo en el diagnóstico?

width="285"Uno de los avances más destacados en el tratamiento y diagnóstico del Cáncer de Mama es el tomosíntesis, un nuevo sistema de mamografía digital en 3D que permite visualizar planos de la mama en tres dimensiones, consiguiendo un diagnóstico mucho más eficaz y preciso.

Al menos ha esa conclusión llegaron los especialistas en cáncer de mama convocados a un simposio organizado por Unidad de Patología Mamaria del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, España, para analizar los últimos avances en los tratamientos médico-quirúrgicos y sobre las nuevas formas de gestión clínica más eficaces para el tratamiento integral de esa patología.

Los oncólogos reportaron también que hay avances sobresalientes en varias áreas, como:

  • Los procedimientos quirúrgicos para erradicar las células cancerígenas del cuerpo
  • La biopsia selectiva del ganglio centinela y neoadyuvancia
  • La mejora en la cirugía de reducción de riesgo de este tipo de tumor
  • La reconstrucción mamaria que precisan algunas pacientes

Durante el simposio, los especialistas también comentaron sobre la visión de las pacientes a la hora de enfrentar la enfermedad y su calidad de vida; puesto que son dos factores que están muy relacionados con la recuperación.

Nuevo momento para reiniciar el camino que te comparto

¡Hola de nuevo!
Han transcurrido más de seis meses desde la última vez que te compartí un mensaje. La ausencia fue necesaria para ordenar sentimientos y emociones, principalmente, ya que por fortuna sigo el camino de la salud. Sin embargo, como bien sabemos -porque no es algo que sea exclusivo para mí-, hay épocas en las que te generas experiencias fuertes y si bien aprendes con ellas, también te exigen energía y un esfuerzo adicional que puede, como en mi caso, alejarte de actividades que te apasionan y con las que tienes un compromiso, como lo es el cáncer de mama y yo.

En mi caso, se acumuló la falta de empleo con una serie de malas decisiones que me desestabilizaron en muchos sentidos. Por fortuna, ese ciclo ya quedó atrás y hoy puedo compartir contigo desde un ánimo adecuado, sabiendo que lo que te comparta va a ser benéfico. Mejor que muchos, digo yo, entiendo el poder de la palabra. Sé que a través de ella puedo construir, pero también sé que también podría destruir, y eso dista mucho de mis planes de vida y, sobre todo, del compromiso que asumí hace un par de años cuando decidí iniciar esta página.

Mi deseo es compartirte novedades médicas, noticias de interés, experiencias propias y ajenas, pero sobre todo plasmar palabras positivas, que te apoyen en el camino que recorres, no sólo si vives una experiencia de cáncer de mama, sino también si conoces a alguien que la está viviendo y deseas apoyarlo.

Así pues, hoy reinició las publicaciones con la certeza de que hay mucho por compartirte. Por favor, sigue enviando tus comentarios y peticiones. De esa manera podremos crear una página que nos resulte de interés cada vez más a un mayor número de personas.

Gracias por la espera y bendiciones infinitas para ti.

Más allá de la fecha: hoy es momento de vivir en amor

El 19 de octubre es la fecha que el mundo dedicó para hacer conciencia del cáncer de mama. Desde días previos somos bombardeados con información sobre el tema, aunque -y lamento reconocerlo- la mayoría de los textos contiene imprecisiones o salidas fáciles con las que se busca generar optimismo, o al menos una visión positiva, entre la población femenina que es la más afectada.
La mayoría de los textos hablan de prevención, y quienes utilizan esa palabra ignoran que en materia de cáncer de mama no es posible hablar de prevención, porque hasta ahora no hay una guía confiable, certera al 100 por ciento, que evite que las mujeres, y los hombres, generen ese padecimiento. Ciertamente cada persona tiene la posibilidad de reducir los factores de riesgo que pueden desencadenar una alteración celular, pero habrá quienes aun haciéndolo así generen cáncer de mama. Si lo sabré yo, que este día con una felicidad enorme puedo decir que llevo dos años disfrutando y honrando mi segunda oportunidad de vida.
En septiembre de 2011 una revisión médica que anticipaba un diagnóstico benigno terminó en una mastectomía radical y la vida cambió para mí.
Por fortuna, tuve a mi alcance herramientas que me permitieron salir adelante, pasar con éxito los tratamientos de quimioterapia y radioterapia, y ahora seguir con otro tratamiento por tiempo indefinido.
Sin duda, en todo este camino he aprendido mucho. Sé el valor de las revisiones constantes; de la autoexploración mensual como una manera de tener una detección oportuna de cualquier cosa; del diagnóstico oportuno y eficaz (al menos tras la cirugía); y de contar con médicos calificados a mi alrededor. Pero más allá de estos factores, aprendí el valor de la actitud y la responsabilidad, de saber que si yo había generado esa enfermedad en mi vida, también podía sanarme y ¡vaya que le dediqué energía e intención a hacerlo! De la mano de mis hijos adolescentes, de mis papás y mi familia, de amig@s entrañables que me han acompañado día con día, puse en práctica todo cuanto he aprendido de técnicas alternativas: gracias al diagnóstico metafísico de salud entendí qué había originado el cáncer de mama; gracias al Ho’Oponopono me reconcilié con el pasado, en amor, en gratitud, en la certeza de que todo está bien y es una experiencia de aprendizaje; gracias a las técnicas de liberación emocional sané heridas pasadas; el reiki me dio luz, energía, seguridad en que soy parte de la energía universal; y apoyada en ángeles y arcángeles aprendí a cerrar ciclos, a perdonar en amor y, sobre todo, a perdonarme, porque si alguien ha sido un implacable juez de sí misma, esa he sido yo. Hoy, gracias a todas estas técnicas que enlisto (y a otras muchas que no), sé que el camino a la sanación pasa por el perdón y el amor a mí misma; por entender que soy un espíritu viviendo una experiencia material de aprendizaje y que todo lo que he creado, generado, vivido tiene el propósito de que yo sea cada vez una mejor versión de mí misma.
Por eso hoy, en esta fecha tan significativa, sólo puedo elevar una plegaria de gratitud infinita, de amor incondicional hacia todos y cada uno de los seres que me comparten su luz; hacia todas mis experiencias porque han me han creado y recreado, y hacia todas las mujeres -y hombres- que comparten conmigo el haber atravesado un diagnóstico de cáncer de mama. ¡Gracias, bendiciones infinitas para ti!

Un testimonio de lucha, pero sobre todo de amor

Esta semana me conmovió muchísimo conocer el blog de Angelo Merendino sobre el proceso que su esposa, Jennifer, siguió tras enfermar de cáncer de mama.
El fotógrafo estadounidense documentó cada paso del tratamiento de Jennifer y el deterioro físico que le provocó. En hermosas -y desgarradoras- imágenes en blanco y negro dejó el testimonio de su lucha juntos, pero también inmortalizó el amor que los unió desde que se conocieron, ya que él de inmediato supo, sintió que Jennifer era la mujer con la que estaría siempre:

 

“La primera vez que vi a Jennifer lo supe. Supe que ella era la elegida…”, relata en el blog mywifefightwithbreastcancer.com, donde también comparte cómo se comprometieron y casaron en una romántica ceremonia en Central Park.
La historia de amor entre Angelo y Jennifer pronto fue puesta a prueba. Cinco meses después de iniciar su vida juntos, la joven fue diagnosticada con cáncer de mama. Ambos pensaron que juntos saldrían adelante y buscaron vencer al dolor mirándose a los ojos, porque en ellos asomaban sus almas y encontraban la certeza de su amor.
“Jen me enseñó a amar, a escuchar, a dar y creer en los demás y en mí. Nunca he sido tan feliz como lo fui durante ese tiempo”, recuerda Angelo.
Fueron 4 años de dolor crónico y tratamientos severos, de esos que minan el cuerpo y traen ansiedad y miedo a la vida cotidiana, que crean incertidumbre ante un intruso que llegó sin invitación.
Así, Angelo se propuso utilizar la fotografía para darle un rostro al cáncer a través de la imagen de Jennifer, quien murió el 22 de diciembre de 2011, cuando apenas había cumplido 40 años, y al parecer desde enero pasado empezó a plasmar su historia en el blog.
Este testimonio de amor ha dado la vuelta al mundo gracias a las redes sociales y también a los medios, ya que muchos tomaron la historia y la comparten. Así llegó a mí, a través de un amigo. Ver las imágenes y leer los textos me conmovió hasta las lágrimas (sí, sé que esto no resulta tan difícil de lograr porque soy bastante llorona) y o también quise compartilo, aunque no pude hacerlo de inmediato sino hasta hoy, cuando la marea emocional baja.
Por cierto, una gran amiga (Imelda) también posteó esta historia en su Facebook con un mensaje: “Vean esto. Es estremecedor. Encuentra al amor de su vida y, cinco años después, pierde la lucha contra el cáncer…  Y yo, metiche como siempre, respondí al comentario: “Mmmmm … esa lucha no es de perder o ganar; quien la enfrenta, sea cual sea el resultado, es un campeón (campeona)”… y para mí eso es verdad: Jennifer es una campeona. Se fue llena de amor, feliz de haber inspirado este gran amor, y su esposo puede vivir tranquilo, en paz, sabiendo que la amó con todo su ser.

Aquí está sólo un par de las imágenes, pero si quieren verlas todas y conocer más sobre esta historia de amor busquen el blog. Vale la pena.

‘Luchan por la vida’ con una sonrisa

Luchamos por la vida es una organización que actúa en España, pero que nos involucra a much@s en todo el mundo. Su inspiradora y fundadora fue Almudena Ruiz Pellón, una joven a quien en 2005 y cuando sólo tenía 29 años se le detectó cáncer de mama. En 2011 y tras alcanzar la cima de Peña Vieja, la cumbre más alta de Cantabria, Almudena emprendió su viaje de regreso a la casa del Padre, pero su misión continúa.
Como ellos mismos se autodescriben: “Somos un grito de esperanza que Almudena Ruiz inculcó a miles de personas. Luchamos por la Vida porque queremos vivir y gozar de buena salud para ser felices”.
Y así, sus dirigentes y miembros están por celebrar este sábado en Los Corrales de Buelna, Cantabria, su quinta marcha solidaria con la que conmemoran otro año más de apoyar y recordar que su esencia es la lucha contra el cáncer con una sonrisa. Para demostrarlo, nos comparten este video:

Para @LuchamosxlaVida mi reconocimiento y mi gratitud por todo cuanto realizan. ¡Son unos campeones!

En México aumentan 28% los casos de cáncer de mama

La noticia no es linda ni siquiera alentadora. Detrás de este resultado se esconden muchos factores. A vez, quizá, la falta de claridad en las campañas de información sobre la enfermedad que todavía hablan de prevención cuando ello no es real; o tal vez la falta de compromiso de cada mujer consigo misma, para abrazar la autoexploración como un hábito mensual indispensable o el dejar miedos atrás y acudir cada año -o cuando sea necesario- a consultar a un oncólogo especializado en cáncer de mama.
Razones puede haber muchas. Lo cierto es que en los últimos 13 años los casas de cáncer de mama en México registran un aumento de 28 por ciento, según informó Jaime de la Garza, investigador clínico del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).
De acuerdo con sus cifras, presentadas en una conferencia de prensa, en el año 2000 se registraron 3,955 muertes por cáncer de mama; en 2006, 4,461, y en 2012, 5, 217, lo cual ha convertido a este padecimiento en la primera causa de muerte en mexicanas mayores de 25 años.
Y entonces, yo pregunto, ¿dónde queda la efectividad de las campañas informativas? ¿de las campañas que invitan a ¡Tocar!? ¿de las colectas a través de la compra de productos rosa? Los mensajes se conocen, pero ¿por qué no estamos aplicando las recomendaciones?
Para De la Garza, uno de los mayores problemas es que 68 por ciento de los casos se detecta en mujeres de 50 años o mayores, lo cual significa que el cáncer está en etapa avanzada o metastásica, y las soluciones clínicas son escasas, sino es que nulas.
En México mueren al día 10 mujeres con cáncer de mama en fase metastásica, es decir, que ha invadido otras partes del cuerpo.
De acuerdo con el ex director del INCan, en las mujeres mexicanas, este cáncer se presenta 10 años (entre los 35 y 40) antes que en mujeres de otras partes del mundo, lo que significa que al momento de detectarse ha tenido un desarrollo de por los menos una década.
Al respecto, el también hematólogo indicó que para que un tumor alcance un centímetro de diámetro, medida en la que se le puede detectar con una autoexploración mamaria, han pasado 10 años de formación de células malignas en el organismo.
Sobre esta diferencia con respecto a las mujeres de otros países, sobre todo desarrollados, el investigador explicó que las mexicanas tenemos la primera menstruación a una edad temprana, entre los 10 y 12 años, y alcanzamos la menopausia hasta los 50 años, lo cual provoca un período muy prolongado de secreción de hormonas (estrógenos), que, algunos investigadores han propuesto como detonantes del cáncer de mama.
Por tal motivo, De la Garza recomendó acudir al médico en caso de detectar alguna malformación en las mamas por más pequeña que sea, pues es un padecimiento silencioso que cuando hace su aparición queda muy poco tiempo para solucionarlo.
También recalcó la importancia de que todas las mujeres de 40 años y mayores se realicen una vez al año una mastografía, pues en países como Estados Unidos, 95 por ciento de los casos detectados en etapa temprana se curan.