Los hinchas venezolanos le dicen ¡NO! a los uniformes rosas

Toda una sorpresa resulta saber que el uniforme rosa que vistieron el domingo los futbolistas del equipo venezolano Deportivo Táchira causó la ira de sus fanáticos, quienes invadieron el terreno de juego para impedir que disputaran el partido contra el Atlético Venezuela. 
La suspensión fue decretada por representantes de la Federación Venezolana de Futbol luego de que los aficionados se negaran a abandonar el campo transcurridos 40 minutos de la hora de inicio del juego, “en rechazo a la camiseta rosada que vestía la oncena tachirense en respaldo a la lucha contra el cáncer de mama, liderada por la Fundación Senos Ayuda”.
El Deportivo Táchira ha realizado varias acciones de apoyo a la lucha contra esta enfermedad como, por ejemplo, este domingo todas las mujeres que acudieron al estadio con camisa rosa podían entrar gratis.
En México, la Federación Mexicana de Futbol y los equipos que la integran han apoyado las campañas de concientización sobre el cáncer de mama. Inclusive, el equipo León saltó a la cancha a principios de octubre luciendo una camiseta rosa. Ese gesto no fue comprendido por la mayoría de los varones, especialmente comentaristas deportivos, quienes hicieron mofa del color en redes sociales.

¿Mastografía? Sí, pese a reporte polémico es lo mejor que hay

El informe se da a conocer justo en momentos en los que campañas en todo el mundo hacen énfasis en la necesidad de que mujeres mayores de 40 años se sometan a una mastografía anual (o bianual según sea el caso). Evidentemente causó polémica, controversia… y la molestia de oncólogos de diversos países -México, entre ellos- que consideran que su divulgación es una irresponsabilidad.
Se trata de un informe independiente realizado en Reino Unido que denuncia la supuesta ineficacia de las mastografías y pide que sean eliminadas. La nota de prensa fue divulgada por la agencia española de noticias EFE y reproducida por medios de todo el mundo, causando reacciones similares.
Las mastografías dañan a 10 mujeres por cada una que salvan, es la conclusión del investigador Peter Gotzsche, de la organización internacional Cochrane Collaboration, que investiga los efectos de los diferentes sistemas de salud del mundo.
Gotzsche argumenta que la escasa calidad de esas radiografías provoca que muchos de los tumores no peligrosos que se detectan reciban la misma consideración que los malignos y muchas mujeres sufran mastectomías innecesarias.
“Cancer Research (la organización de lucha contra el cáncer de Reino Unido) no ha encontrado que las mamografías disminuyan la mortalidad por esta dolencia, mientras que está claro que el sistema perjudica la salud de muchas mujeres que reciben un diagnóstico erróneo”, expone en el informe.
Los resultados del estudio, que para Gotzsche destapan un “escándalo en la sanidad pública”, fueron criticados por el profesor Andy Evans, que trabaja con este tipo de pruebas en el hospital Ninewells, en el norte de Escocia.
Evans defendió la eficacia de las mamografías, aunque reconoció que la tecnología “está lejos de ser perfecta”.
“Hay un elevado índice de positivos falsos porque distinguir entre un cáncer pequeño y una red de tejido normal es algo extremadamente difícil. Es un fallo de la tecnología, pero salva vidas y es lo mejor que tenemos hasta la fecha“, afirmó en declaraciones a la BBC. El experto dijo que, de eliminar estas pruebas, “miles de mujeres morirían por esta enfermedad de forma innecesaria”, y calificó de “grave error” los razonamientos de Gotzsche.
En México, el diario El Universal publicó la nota y recibió una serie de comentarios que advierten preocupación por la difusión de los resultados del estudio.
“Puede crear confusión en nuestra población, que ya tiene poca información y se niegan a hacerse estudios de screening para cáncer de mama y CaCU. Con esto, disminuirá el número de personas que se realicen los estudios y aumentará el caso de mujeres con cánceres en estadíos avanzados”, escribió Octavio Rivera Magaña, jefe del Servicio de Oncología Quirúrgica, en el Hospital de Especialidades Siena, en Guanajuato.
“Las mamografías no son las que están mal, sino el personal médico o técnico que las interpreta; sin embargo, en personal calificado, las mamografías son elementos indispensables para detectar tumores malignos en fases tempranas”, añadió.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

Venezuela regala medicamento para cáncer metastásico

Las venezolanas que padecen cáncer de mama en etapa avanzada o metastásica tendrán acceso gratuito a un medicamento denominado Everolimus que puede prolongar el tiempo de vida. El fármaco, desarrollado por el laboratorio Novartis, estará disponible para las afectadas, a través del programa de medicamentos de alto costo que administra el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).
Según un despacho de la Agencia Venezolana de Noticias, el director médico de Novartis-Oncología, Miguel Briceño, precisó que Everolimus es una terapia, aprobada en agosto pasado, indicada para mujeres con los tipos de cáncer de mama que son atacados con tratamientos hormonales o endocrinos, orientados a limitar la producción de estrógenos en el organismo.
El estudio que derivó en la aprobación de la molécula llamada Everolimus, combinado con otro componente, el exemestano, reveló que esta fórmula puede aumentar en más del doble la supervivencia libre de progresión, alcanzando los 11 meses en promedio.
La información precisa que en estos momentos, el medicamento es suministrado por el IVSS para cáncer renal y neuroendocrino, pero próximamente será indicado también contra el cáncer de mama avanzado.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

Una técnica que abre la puerta al tratamiento menos invasivo

El Hospital Universitario de Utrecht (UMC), en Holanda, aplicó por primera vez en el mundo el ultrasonido en pacientes con cáncer de mama usando una avanzada tecnología de resonancia magnética (MRI) que permite visualizar con gran precisión el tumor mientras se produce el tratamiento.
Este procedimiento utiliza la tecnología conocida como “MRI-HIFU”, en referencia a las siglas en inglés para la imagen producida por la resonancia magnética, mientras que HIFU son el acrónimo equivalente a chorros de intenso ultrasonido usado como medio para “quemar” el cáncer. 
La nota de prensa divulgada por la agencia española EFE y publicada en diversos medios del mundo, recuerda que esta técnica ha sido utilizada ya en tratamientos de miomas de matriz y para paliar el dolor en cáncer de huesos, pero nunca antes se había usado para combatir un tumor maligno.
Marco van Vulpen, uno de los radiólogos del UMC que lideran el estudio, dijo en conferencia de prensa que la clave del tratamiento es ver el tumor mientras se trata.
La imagen de la resonancia magnética “ofrece una visión muy precisa del tumor, lo que nos permite aplicar con concreción el ultrasonido y dañar lo menos posible las células sanas”, explicó. “El paciente se coloca boca abajo en una camilla (que luego se introduce en el MRI) provista de una especie de hueco al que llegan las aplicaciones del ultrasonido”.
“En esa cavidad de la camilla se introduce el pecho, que al quedar suspendido en lugar de aplastado, nos permite tener una visión aún más precisa, en tiempo real, del tumor, incluyendo sus movimientos, y combatirlo con mayor precisión desde diferentes perspectivas”.
Los expertos ven en esta técnica una alternativa para la cirugía y así evitar los efectos secundarios, psicológicos, sociales y estéticos que conlleva en muchos casos la mastectomía.
“Un tumor de pecho con un tamaño medio de entre 1 y 1.5 centímetros y el cirujano, como no puede notarlo antes de operar, extraerá una fibra de hasta 10 centímetros, lo cual es gigante comparado con la medida del tumor”, indicó Van Vulpen para ilustrar algunas de las desventajas de la cirugía.
El especialista destacó que la tendencia a usar métodos cada vez menos invasivos no es nueva y ha sido un objetivo de la medicina desde sus orígenes.
Hasta ahora el equipo del Hospital Universitario de Utrecht ha aplicado el nuevo tratamiento a tres pacientes, aunque la investigación -que aún está en su fase experimental- requiere que se trate a 30 afectados de cáncer de mama para ser concluida, lo cual podría tardar “varios años”, según el investigador.
Van Vulpen puntualizó que los pacientes que participen en el protocolo de investigación serán finalmente operados, para así “poder comprobar la medida en la que se ha reducido el tumor y saber si hemos usado las dosis suficientes”.
Steve Klink, representante de la multinacional Philips, encargada del desarrollo de la tecnología “MRI-HIFU” aplicada en esta investigación, señaló que para recibir el nuevo tratamiento, el tumor no tiene que haber entrado en una fase de metástasis.
El UMC, que es el segundo mayor hospital de Holanda, creó hace dos años un centro especializado en la guía visual para intervenciones oncológicas (IMAGO), que lo hace pionero en este tipo de estudios y único en el mundo por haber fusionado los departamentos de radiología y medicina nuclear.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

Una imagen que revela mucho del drama del cáncer de mama

Sí, lo sé. La imagen que acompaña este texto es muy fuerte, pero también es muy real… tan real como puedo dar fe y asegurar que es la imagen fiel, sin photoshop, sin maquillaje, que refleja los primeros días, las primeras semanas, tras una mastectomía.
Llegué a ella por “casualidad”; la encontré en el blog Breast Cancer? But Doctor … I hate pink!, que escribe Ann Silberman, una sobreviviente -y aún combativa paciente- que vive en Sacramento, California.
Al igual que Silberman, otras sobrevivientes cuestionan seriamente la “imagen rosa” con que pareciera enmascararse la enfermedad y todo lo que conlleva. Algunas de ellas fueron entrevistadas para la historia de CNNMéxico titulada La lucha contra el cáncer de mama debería ir más allá de un listón rosa.
Estoy segura de que la dramática imagen argumenta, mucho mejor de lo que yo podría hacerlo, el deseo de estas mujeres de que todos, absolutamente todos, comprendiéramos que hacer conciencia de lo que significa el cáncer de mama va mucho más allá de lucir un lazo rosa en la solapa durante todo un mes, adornar aparadores, iluminar monumentos arquitectónicos…
Comprender lo dramático que es una mastectomía -una mutilación que busca un bien mayor como es preservar la vida, pero al fin y al cabo una mutilación-, cómo se ve y, quizás, adivinar cómo se siente, tal vez nos lleve a ser conscientes de nuestro cuerpo, de entender que amarnos es reducir o eliminar los factores de riesgo que son controlables, de asumir con disciplina espartana la práctica mensual de la autoexploración, y la visita anual con especialistas en cáncer de mama. Sólo así estaremos en camino de lograr diagnósticos tempranos de la enfermedad, que eviten las mastectomías y, sobre todo, disminuyan el número de mujeres que mueren a causa de ella.
De corazón, te ofrezco una disculpa por sacudirte en tu espacio con esta imagen. Mi compromiso contigo es no hacerlo con frecuencia… sólo cuando sea pertinente o necesario para entender que sí, que la conciencia y la responsabilidad sobre el cáncer de mama es mucho, mucho más que pintar el mundo de rosa.

Una polémica campaña de concientización en BC

Lo vemos en las cajetillas de cigarro. Pero también llegaron a la campaña de concientización sobre el cáncer de mama. Baja California fue un estado que se puso a la vanguardia al impulsar una decidida estrategia que empleó imágenes polémicas y hasta crudas, que muestran a mujeres con el torso desnudo mutilado o con uno de sus senos quemado por la enfermedad.
El diario digital SanDiegoRed recuerda que esa campaña tuvo una gran respuesta y  reforzó los resultados obtenidos en el 2010, cuando de 500 mastografías que se hacían cada año en el estado, pasaron a 15,000.
Los diez espectaculares, diseñados por estudiantes de la Universidad Iberoamericana, fueron colocados en avenidas de gran tráfico vehicular y sorprendieron a los ciudadanos por las imágenes de mujeres pretendiendo amputar uno de sus senos, rostros de calaveras en los pechos y sostenes quemados. 
“Los carteles nos ayudaron mucho a intensificar los diagnósticos oportunos de cáncer de mama”, dijo en su momento Lidia Sandoval, responsable médica del programa de detección en el Centro Estatal de Oncología en Mexicali.
Sin embargo, consideró, el verdadero resultado – la toma de conciencia de la necesidad de hacerse exámenes periódicos – se verán en unos tres años.

¿Qué piensas de esta campaña? ¿Consideras que las personas pasamos a la acción cuando nos ‘sacuden’ visualmente? Comparte con nosotros tu opinión.

Cuando los números del cáncer de mama significan vida

Cincuenta y tres años. Para muchos quizá pueda resultar una “buena edad”; otros la verán como “ya cercana a la vejez”; sin embargo, la mayoría sabemos que es un excelente momento en la vida, una etapa de plenitud, para cosechar lo sembrado… pero 53 años también es el  promedio de edad que tiene la mujer mexicana  cuando se le detecta cáncer de mama… y si el diagnóstico es tardío, será también el promedio de edad con el que concluirá su vida. 
De ahí la importancia que la mastografía tiene para las mujeres mayores de 40 años, quienes -según el médico que las trate- deberán hacerse un estudio anual haya o no haya indicios de enfermedad.
En mujeres con antecedentes familiares de cáncer, la recomendación es realizar la mastografía a partir de los 35 años.
Efraín Salas González, director de Oncología del Centro Médico de Occidente del IMSS, pone énfasis en la relevancia de contar con un diagnóstico oportuno: 95% de las mujeres detectadas a tiempo salvarán la vida.
Según las estadísticas, en México cada año se detectan alrededor de 13,600 casos de cáncer de mama; de esos, 1,300 ocurren en el estado de Jalisco, donde existe un buen resultado de detección temprana, según una entrevista de Salas González con medios locales.

Para entender las etapas de diagnóstico en Jalisco

  • 40% de los casos están en etapa 2,  y puede sanar hasta 95% de las pacientes
  • 40% de los casos están en etapa 3, y puede sanar hasta 80% de las pacientes
  • 20% de los casos llegan en etapa 4, y ya no es curable

“En etapa 4 tenemos la posibilidad de controlar el cáncer en un periodo de cinco años entre 15 y 20%”, dice Salas González. “Lo que quisiéramos ver son más casos en etapa 1, pero esos son escasos todavía”.

La dieta, un factor de riesgo que debemos atender

Nos lo han dicho más veces de las que puedo recordar, pero aún no le prestamos la debida atención: El estilo de vida, la alimentación elegida, sí impactan en los factores de riesgo que pueden detonar un cáncer de mama.
En México, al mayor número de casos -y de mortalidad a causa de la enfermedad- se registra en los estados del norte y el centro del país. Esa es una tendencia que se ha mantenido constante desde finales de la década de 1990, y los investigadores la relacionan con el estado socioeconómico y cultural más elevado, que el que tienen en los estados del sur, donde predomina la población indígena (*).
Ese señalamiento me quedó más que claro al ver la siguiente gráfica del diario Excélsior, que se edita en la capital mexicana, en ocasión del Día Mundial de la Concientización del Cáncer de Mama:

En verdad, la diferencia es abrumadora y prende un foco, si no rojo, al menos amarillo que tendríamos que atender de inmediato.
La alimentación es fundamental para reducir hasta en 25 % uno de los factores de riesgo que está en nuestras manos. El tema es tan contundente como que hoy ya sabemos que por la ‘occidentalización’ de los países asiáticos, en Japón y Singapur, por ejemplo, hay un aumento paulatino de casos de cáncer de mama.
Además, estudios de las emigrantes de Asia a Estados Unidos demuestran que en su siguiente generación, ya nacida ahí, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama; la probabilidad es 60% mayor que el de sus poblaciones de origen, sobre todo si en su país de origen eran habitantes rurales.
Detener esas estadísticas es decisión de cada un@ de nosotros. Cada un@ elegirá si reduce el consumo de alimentos y grasas de origen animal y cada día, como dice la publicidad, come más frutas y verduras.

(*) Fuente: Rodríguez-Cuevas SA, Labastida SA, Tapia R, Kuri P. Macías C. Registro Histopatológico de Neoplasias en México. Población derechohabiente del IMSS 1991-1996. Ciencia y Cultura Latinoamericana, México D.F. 1999 pp 56. 

De la responsabilidad de informar sobre el cáncer de mama

A lo largo de mis años como periodista (casi 30) he estado consciente de la gran responsabilidad que tenemos al informar. Hoy, esa responsabilidad la siento duplicada al tratar un tema como el cáncer de mama porque, además de periodista, soy sobreviviente de la enfermedad… y sé por experiencia propia lo que es enfrentarse a la mala información, al lenguaje equivocado, a la falta de precisión, a la ausencia de rigor periodístico… a la desinformación, para decirlo rápido.
Esta tarde todo ello “me brincó” al leer un encabezado que decía Teléfono inteligente detecta cáncer de mama. En verdad, sentí como si algo me jalara por la cabeza y no podía dar crédito a la falta de responsabilidad de quien editó esa página, cuyo nombre omito porque -sé que estarás de acuerdo- no debemos darle más clics a ese error.
Después de escribir un comentario a la página que publicó tal falsedad, dediqué unos momentos a la reflexión y, ya en mi centro, te comparto la experiencia que me lleva a pedirte que seas cuidados@ contigo y no des entrada a todos los mensajes que lees o que recibes; busca siempre que provengan de una fuente confiable, con credibilidad, antes de hacerlos propios.
En verdad, como periodista “siento pena ajena” de ver lo fácil que es tirar a la basura el trabajo de dos empresas (Roche y BlackBerry) que sumaron esfuerzos para desarrollar una app que es funcional, útil e interesante para las mujeres, ya que les recuerda la importancia de la autoexploración mensual y “les avisa” cuando es el momento.
Y es que hacia allá es hacia donde deben enfocarse nuestros esfuerzos; más que adquirir productos y  vestirnos de rosa, el reto está en, como mujeres, autoexplorarnos cada mes e impulsar esa práctica entre todas las mujeres que son importantes en nuestras vidas… y también entre los hombres, para que hagan conciencia de que, aunque el porcentaje es mínimo, el cáncer de mama es una enfermedad que también pueden desarrollar ellos.
La autoexploración es un primer paso para una detección temprana de la enfermedad. Si logramos esto, estaremos apoyando a evitar que aumente el número de mujeres que muere cada año a causa del cáncer de mama.
Así que, por favor, queridos colegas seamos rigurosos al reportear, redactar, editar sobre cualquier tema, más si como en este caso va en juego la vida de cientos de mujeres.
Aquí les dejo el video de las dos firmas que promueven la autoexploración. Si tienes BlackBerry, usa la app.

Unos 13,000 venezolanos corren contra el cáncer de mama

Guapo, carismático y con numerosas seguidoras, Henrique Capriles Radonski sumó este domingo más simpatizantes al participar en la cuarta edición de la carrera organizada por Avon contra el cáncer de mama en Caracas, Venezuela. 
El excandidato presidencial y actual gobernador del estado Miranda, no cesó de tomarse fotos con algunas de las participantes en la carrera; además emitió un mensaje a través de su cuenta de Twitter: “Regresando de la #CarreraAvon Felicitaciones a sus organizadores y todos los que participaron! A ganarle al cáncer de mama!”.
La carrera de 10 kilómetros más la denominada Caminata Avon se realizaron en la avenida Las Mercedes; participaron unos 13,000 venezolanos, según los organizadores.


Caracas es una de las 50 ciudades donde este domingo se realizaron carreras para hacer conciencia sobre el cáncer de mama. En México, dentro de una semana, la capital del país será sede de la carrera de la Cruzada Avon NFL contra el cáncer de mama, luego de que se han realizado eventos similares en las ciudades de Monterrey, Nuevo León, y Celaya, Guanajuato.