Creando conciencia en el mágico desierto de Marruecos

Pasó la vorágine rosa del 19 de octubre y las imágenes siguen llegando. Apenas me dispuse a revisar material, mi amiga Frida llamó mi atención con esta hermosa imagen de la agencia francesa de prensa (AFP), publicada por Milenio diario bajo el título: La postal del día.
“En distintas partes del planeta, se realizaron movimientos, eventos y actividades para mostrar su apoyo a la lucha contra el cáncer de mama.
“En Marruecos se realizó un gran moño rosa en el desierto”, precisa Milenio.
En verdad, la imagen es espectacular por el contraste que ofrece el rosa sobre esa enorme extensión de arena y, aunque pude editarla, preferí mostrar las dunas y disfrutar con su belleza, ¿coinciden conmigo?

Autorretratos que relatan lo que es vivir un cáncer de mama

Mi querida Abrélie Poulain me hizo llegar este viernes un trabajo que publicó en Glits sobre la pintora noruega Kirsti Ottem, quien a través de su obra narró su largo proceso contra el cáncer de mama, al que no sobrevivió. Murió en 2007.
Ottem plasmó en una serie de autorretratos cuáles eran sus emociones ante la enfermedad.
A mí me impactó la frase de la artista que cita Abrélie:  “‘Hay metástasis en el hígado, peritoneo, pulmón y huesos’. Esto es lo que se siente cuando te dan la noticia… La mirada perdida, la mirada de 1,000 años. De repente, sabes que tu futuro va a ser mucho más corto de lo que pensabas”.

¿Qué sientes al ver uno de sus autorretratos?  ¿Qué emociones te invaden?

Supera el cáncer… y planea crear un albergue

El Universal, diario que se edita en la Ciudad de México, comparte con sus lectores y usuarios este video sobre María Antonia Ruiz, a quien en junio de 2011 le diagnosticaron cáncer de mama
Hoy, en compañía de su familia, la abogada de 54 años da los primeros pasos para crear un albergue que se llamará Hogar Vida Mujer.
¿En qué consiste su proyecto?

 

Una joven inventa un detector de tumores malignos

Su nombre es Brittany Wagner. Tiene 17 años. Es la ganadora del concurso anual Google Sciense Fair, que como premio incluye una beca de 50,000 dólares, y un viaje de 10 días a las Islas Galápagos. ¿La razón? Construyó una red neuronal basada en la nube con la capacidad de detectar el cáncer de mama
Su trabajo se basa en redes neuronales artificiales, que son programas de computación codificados para “pensar” al igual que un cerebro, y tienen la capacidad de detectar patrones complejos que mejoran su análisis a medida que procesa más y más datos.
“Lo que hice fue enseñar a la computadora cómo diagnosticar el cáncer de mama. Esto es realmente importante porque en la actualidad la forma menos invasiva de biopsia es en realidad la menos concluyente, razón por la que muchos médicos no la pueden utilizar. La detección temprana es muy importante y eso ese fue el enfoque principal de mi red neuronal”, dijo la adolescente estadounidense.
Brittany empezó a construir sus redes cuando estaba en séptimo grado y, según sus palabras, la inteligencia artificial la cautivó y la llevó a comprar un libro de programación para decidir qué era lo que quería hacer: una red con Java que fue enviada a la nube. Antes de darla a conocer, realizó siete millones de pruebas con el equipo, con una tasa del 99.1 % sensible a los distintos tipos de cáncer de mama. Su proyecto tiene una sensibilidad de hasta un 4.7% mejor que otro tipo de redes similares, aunque sigue en construcción en espera de más datos y experiencia. Brittany confía en que su trabajo sea utilizado en hospitales y, con el tiempo, pueda detectar otro tipo de cáncer.
Aquí un video (en inglés) de Brittany y su trabajo:

Conoce a la reina que inspiró ‘Mamá se va a la guerra’

Hace días les compartí sobre Mamá se va a la guerra, un libro escrito para explicarles a los niños qué es el cáncer de mama y cómo se enfrenta el tratamiento. El tema fue abordado como si fuera un cuento de hadas por su autora, Irene Aparici, una abogada que sigue luchando para vencer la enfermedad, pues su caso es considerado como “fuera de lo habitual”.
Varias mujeres de la familia de Irene han padecido cáncer de mama. Ella lo llevaba en sus genes y en su pensamiento: “Me asustaba la idea desde siempre, pero evitaba pensar en ello como intentando exorcizarlo…cuando todas las pruebas apuntaban en esa dirección, yo sabía la respuesta”, comparte en una entrevista con el diario español ABC.
Irene tiene un ánimo maravilloso. Sigue de la mano de sus médicos, buscando la cura, para permanecer muchos años más junto a sus dos hijos, Segio y Javier, de 9 y 11 años.

Las bellezas de la NFL en rosa

Un gran regalo visual para todos los amigos que siguen este blog: las jóvenes porristas de los equipos de la NFL en rosa.
Como saben desde hace años, la NFL se ha sumado a la estrategia para concientizar durante el mes de octubre acerca del cáncer de mama.  Su participación incluye el uso de algunos detalles de color rosa en los uniformes de los  jugadores y, por supuesto, en la ropa de las integrantes de los equipos de animación.
La cadena Fox Sports recuperó estás imágenes que muestran la belleza de las jóvenes que animan a los equipos. No se la pierdan: http://www.foxsportsla.com/fotos/4006/26-la-vie-en-rose-version-nfl

El cáncer de mama en la comunidad hispana de EU

Sí, va la información, pero antes una nota personal: Jesús Adrián es periodista experto en redes sociales. También es un magnífico ser humano y un mejor amigo: desde la mastectomía que me practicaron en septiembre de 2011 me ha mostrado su apoyo y su cariño de manera incondicional: todos los días se comunica conmigo para desearme ánimo y compartirme su optimismo. En verdad, es un honor tener amigos como él. Hace algunas semanas, Jesús Adrián se convirtió en corresponsal de un medio internacional y, como parte de su labor, reporteó la historia que aquí les comparto. Si desean leerla íntegra, visiten Mundo Fox.
El día que Liliana Padilla contestó el teléfono y el médico le dijo que tenía cáncer de seno, su vida cambió. “No alcanzaba a comprender. Sentí desesperación, pánico. En ese momento no me pasó por la mente el hecho de que peligraba mi vida”.
Padilla, residente de Chicago, ya había notado una “bolita” meses antes, pero no fue sino hasta su tercera visita al médico cuando le pidieron realizarse una mamografía. Tras una serie de estudios que le hicieron en un solo día, los médicos encontraron un tumor debajo del pezón izquierdo.   
Una vez que se informó y tuvo más conocimiento de la enfermedad que padecía, Padilla siguió el proceso que miles de personas llevan a cabo: más estudios médicos, cirugía, sesiones de quimioterapia, radiaciones, y medicamentos por los siguientes cinco años.
“Una hermana de mi papá murió de cáncer de seno a los 27 años. Por eso yo siempre iba al médico a revisarme”, comenta Padilla, quien se realizó estudios genéticos para corroborar lo que siempre le decían: que ella no tenía riesgo de heredar el cáncer de mama que había padecido su tía.
En ese momento Padilla no sabía que solo entre 5% y 10% de casos de cáncer de mama son de origen genético, es decir, de personas que heredan un gen anormal que puede dar lugar al desarrollo de la enfermedad, según la American Cancer Society.
El caso de Padilla, como el de la mayoría de hombres y mujeres con este diagnóstico, pudo ser causa de un estilo de vida.
“¿Para qué nos enfocamos en qué lo provocó? No se puede prevenir. Lo importante una vez que se detecta es vencerlo”, dice el doctor Gerardo Castorena, especialista en esta enfermedad. “Se pueden disminuir los factores de riesgo e incidencia, y hacer una detección oportuna, pero usar el término ‘prevenir’ es engañar a la gente”.
Padilla, quien hoy tiene 44 años, salvó su vida gracias a una detección temprana. “Es importante que todas las personas sepan técnicas de autoexploración y, en el caso de las mujeres, que conozcan sus senos”, comenta Castorena.
Este último punto es una de las causas principales de que las mujeres hispanas en Estados Unidos detecten la enfermedad cuando ya está avanzada, según un estudio de la American Cancer Society. “Algunas mujeres de origen hispano no están cómodas con su cuerpo, por lo tanto les es difícil aprender a tocarse el seno y más aún ir con el médico”, dice Jeanette Santana, coordinadora del programa de ayuda a Latinos con cáncer, que lleva a cabo la asociación Gilda’s Club Chicago, de la que Padilla forma parte. A esa situación cultural se suma “la falta de un seguro médico, lo costoso del tratamiento, y en algunos casos el estatus migratorio”.
Santana aconseja a las personas que no reciben el tratamiento adecuado por su situación financiera, a que se acerquen a las organizaciones altruistas de los hospitales, que ayudan a pagar parte de los costos.
Así tuvo que hacerle Padilla para tener la atención médica que necesitaba dado que perdió su empleo durante el tratamiento.

Una triple terapia contra el cáncer de mama metastásico

Una combinación de tres medicamentos parece retrasar el crecimiento de cáncer cerebral metastásico derivado de tumores de mama primarios en ratones, según un estudio publicado en la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS, por sus siglas en inglés). 
Según la investigación, los pacientes con cáncer metastático de mama HER2-positivo presenta un aumento del gen que codifica el receptor humano de crecimiento epidérmico factor 2 (HER2) y a menudo desarrolla metástasis cerebral, una complicación que suele tener un mal pronóstico y para la que apenas hay opciones de tratamiento.

Dos terapias
En el trabajo que se publica en PNAS y divulgado en España por diario ABC, se indica que el equipo de Rakesh Jain desarrolló un modelo de ratón con cáncer de mama HER2+ metastásico amplificado con cáncer de cerebro y han tratado a los animales con dos fármacos anti-HER2, de forma individual, o en combinación con un inhibidor del factor de crecimiento endotelial vascular del receptor-2 (VEGFR2), un factor implicado en la formación de los vasos sanguíneos, que es crítico para la progresión del cáncer de mama y sus metástasis.
Los investigadores han visto que una combinación del inhibidor de VEGFR con cualquiera de los fármacos anti-HER2 lograba un retraso sustancial en el crecimiento de tumores cerebrales uperior al uso de cualquier inhibidor solo; así, los datos mostraban que la supervivencia se triplicaba en comparación con animales control no tratados.

Mejor, tres fármacos
Los expertos de la Escuela de Salud de Harvard y del Hospital General de Massachusetts, en Boston, EU, fueron un paso más allá y analizaron la eficacia de los tres medicamentos juntos. Esta triple terapia multiplicó la supervivencia por cinco, cuando se comparaba con los controles, y la duplicó con relación a cualquiera de las combinaciones de dos fármacos.
Los autores atribuyen la eficacia de la triple terapia a la inhibición del crecimiento de los vasos sanguíneos. Según los investigadores, estos datos apoyan el desarrollo clínico de esta triple combinación para el tratamiento de las metástasis cerebrales en pacientes con cáncer de mama HER2 positivo.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

México triplica el número de mastografías en seis años

En el sexenio que está por concluir, México desarrolló diferentes estrategias que permitieron aumentar tres veces la cobertura de detección del cáncer de mama con mastografía, dijo el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri Morales.
La mastografía, destacó, es el método más efectivo que debe practicarse cada dos años a partir de la cuarta década de la vida. La Secretaría de Salud cuenta con 583 unidades médicas con mastógrafos en las que durante 2011 se realizaron más de un millón 300,000 estudios a mujeres de entre 50 y 69 años, que es el rango de edad con más riesgo de presentar la neoplasia.
Además, dijo, la dependencia cuenta con 43 unidades móviles que hacen recorridos por diferentes zonas del país para ofrecer el estudio de mastografía; y se construyeron cuatro unidades especializadas en cáncer de mama y ocho más empezarán a funcionar entre octubre de 2012 y marzo de 2013.
Gracias a esas unidades, se desarrolla la telemastografía, que consiste en hacer la lectura a distancia de los estudios que se toman en unidades que carecen de radiólogos especializados en ese rubro. En la actualidad funcionan cuatro unidades de este tipo en Sonora, Distrito Federal -dentro del Instituto Nacional de Cancerología- y en Querétaro.
Durante 2011, a causa del cáncer de mama, murieron en México más de 5,000 mujeres mayores de 25 años, es decir, un promedio de 14 defunciones diarias. La cifra ha posicionado al cáncer de mama como primera causa de muerte en el país desde 2006.

Atribuyó el aumento de 0.6 % en los casos a los siguientes factores:

  • Envejecimiento de la población
  • Postergación del embarazo (más allá de los 30 años)
  • Falta de lactancia materna
  • Aumento de factores de riesgo como obesidad y sedentarismo

Kuri Morales afirmó en conferencia de prensa que que ante el aumento en la incidencia de cáncer de mama, desde 2007 el gobierno de México garantiza el acceso gratuito al tratamiento mediante el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular. De esa manera se evita que la paciente abandone el tratamiento por el costo que representa la atención del padecimiento. Según las cifras que aportó, solo en el Instituto Nacional de Cancerología bajó de 40 a 2 % el porcentaje de abandono de tratamiento.

La información tarda en llegar… pero ¿4 años?

Esta mañana leí un tuit del Instituto Nacional de Cancerología (@incanMX) que llamó mi atención: “Nuevo estudio de terapias dirigidas p/cáncer de mama establece un modelo de estudios clínicos a nivel mundial. NCI-USA http://goo.gl/3jWTa “. Y sí, mi innata curiosidad aunada a mi formación profesional y a las vivencias del último año me llevaron a darle clic a la liga y buscar entendimiento entre el lenguaje científico-médico que utilizan. 
Su inicio me causó gran alegría: “Dos medicamentos dirigidos, diseñados para tratar una forma agresiva de cáncer de seno o mama, están siendo probados en un estudio nuevo que incluye a 8,000 participantes en 50 países de seis continentes”. ¡Wow!, me dije, un estudio global que involucra esfuerzos colectivos y multilaterales… así que seguí leyendo sin encontrar cuándo habían iniciado la investigación y cuándo preveían concluirla. Nada, de esa información no hay nada.
Pero ¿qué creen que sí encontré? La fecha de la publicación de la nota en la página del Instituto Nacional del Cáncer de los Institutos de la Salud en EU es el 29 de febrero de 2008… y entonces sí, las interrogantes cayeron como una cascada: ¿qué significa eso? ¿que las autoridades mexicanas apenas se enteraron del estudio? ¿que piensan hacernos creer que es una investigación reciente? ¿que la noticia es actual?.. y ya no le sigo porque lo primero, en la vida pero también en mi profesión, es evitar asumir. Así que ya mandé a @incanMX una serie de preguntas que esperan respuesta; por supuesto, para compartírselas.
Mientras me responden, les comentaré que el estudio fue previsto para 10 años, o al menos en su presupuesto de financiamiento está contemplado que el Instituto Nacional del Cáncer contribuya con 2,000 dólares fijos por paciente para el estudio de diez años, así como también con la infraestructura básica de llevar a cabo todos los estudios por medio de subsidios existentes. Así que si la nota del estudio es de 2008, aún deberemos esperar seis más conocer las conclusiones finales.
El estudio, denominado ALTTO (Adjuvant Lapatinib and/or Trastuzumab Treatment Optimisation – Optimización del tratamiento complementario con lapatinib o trastuzumab), es financiado por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), componente de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), y de la firma GlaxoSmithKline (GSK).
Y bueno, habrá que esperar respuestas y seguir investigando sobre el tema, porque de primera impresión como que no resulta lindo que en medio de la vorágine por el cercano Día Mundial de Concientización sobre el Cáncer de Mama ‘reutilicen’, ‘reciclen’ -en la jerga periodística sería ‘refriteen’- las noticias de hace años… o ¿tú que piensas al respecto?