Cuando los números del cáncer de mama significan vida

Cincuenta y tres años. Para muchos quizá pueda resultar una “buena edad”; otros la verán como “ya cercana a la vejez”; sin embargo, la mayoría sabemos que es un excelente momento en la vida, una etapa de plenitud, para cosechar lo sembrado… pero 53 años también es el  promedio de edad que tiene la mujer mexicana  cuando se le detecta cáncer de mama… y si el diagnóstico es tardío, será también el promedio de edad con el que concluirá su vida. 
De ahí la importancia que la mastografía tiene para las mujeres mayores de 40 años, quienes -según el médico que las trate- deberán hacerse un estudio anual haya o no haya indicios de enfermedad.
En mujeres con antecedentes familiares de cáncer, la recomendación es realizar la mastografía a partir de los 35 años.
Efraín Salas González, director de Oncología del Centro Médico de Occidente del IMSS, pone énfasis en la relevancia de contar con un diagnóstico oportuno: 95% de las mujeres detectadas a tiempo salvarán la vida.
Según las estadísticas, en México cada año se detectan alrededor de 13,600 casos de cáncer de mama; de esos, 1,300 ocurren en el estado de Jalisco, donde existe un buen resultado de detección temprana, según una entrevista de Salas González con medios locales.

Para entender las etapas de diagnóstico en Jalisco

  • 40% de los casos están en etapa 2,  y puede sanar hasta 95% de las pacientes
  • 40% de los casos están en etapa 3, y puede sanar hasta 80% de las pacientes
  • 20% de los casos llegan en etapa 4, y ya no es curable

“En etapa 4 tenemos la posibilidad de controlar el cáncer en un periodo de cinco años entre 15 y 20%”, dice Salas González. “Lo que quisiéramos ver son más casos en etapa 1, pero esos son escasos todavía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *