¿Detección anticipada? Sí… ¡hasta 20 años antes!

Detección temprana. Esas dos palabras encierran una gran diferencia en los resultados que tendrá cualquier tratamiento, más si hablamos de cáncer de mama. Por ello, científicos en todo el mundo buscan desarrollar distintas pruebas o mecanismos que permitan tener un diagnóstico más que oportuno: ¡con 20 años de anticipación
¿Cómo lo lograrían? Con un análisis de sangre que permitiría saber si una mujer tiene riesgo de desarrollar la enfermedad dos décadas antes de que se manifieste.
Al menos, eso es lo que indican resultados de una investigación que realizan científicos del Hospital Brigham y de Mujeres en Boston, así como de la Escuela Médica de Harvard, Estados Unidos. Ellos percibieron que las mujeres posmenopáusicas con altos niveles de ciertas hormonas tenían dos veces más riesgo de desarrollar cáncer de mama, y esos niveles hormonales pueden detectarse hasta 20 años antes.
El estudio se suma a otros más que buscan tener una prueba clínica, similar a la del antígeno prostático, que permita detectar la formación de células malignas.
De acuerdo con la investigación, las mujeres que estarían en riesgo de desarrollar cáncer de mama son aquellas que tienen altos niveles de estradiol, una hormona sexual femenina, de testosterona y una hormona secretada por las glándulas suprarrenales, la dehidroepiandrosterona (DHEA).
La nueva prueba se usará junto con otros factores de riesgo, como el historial familiar, para que estas mujeres tengan mejores probabilidades de recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados para detectar la enfermedad en sus etapas más prematuras.
Para llegar a esa conclusión, el doctor Xuehong Zhang y su equipo analizaron los datos clínicos de alrededor de 800 mujeres que habían sido diagnosticadas con cáncer de mama entre 1989 y 2002; ellas habían participado en el Estudio de Salud de Enfermeras, un sondeo que se lleva a cabo desde hace varias décadas. Todas habían pasado ya la menopausia cuando el estudio comenzó en 1989 y ninguna había recibido terapia hormonal.
Los investigadores sometieron a las participantes a dos pruebas de sangre hormonales: una al inicio del estudio y otra al final, dos décadas después. También llevaron a cabo análisis de sangre en otras 1,600 pacientes del mismo estudio que no habían desarrollado cáncer de mama.
Posteriormente compararon los resultados de ambos grupos de participantes. Los resultados mostraron que las mujeres con los niveles más altos de las tres hormonas: estradiol, testosterona y DHEAS, tuvieron entre 50 y 107 % más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que aquellas con los niveles más bajos. También se vio que las mujeres con los niveles hormonales más altos desarrollaron la forma más agresiva de la enfermedad, con recurrencia o muerte.
Al investigar si estos niveles altos de hormonas estaban vinculados a formas específicas de cáncer de mama, encontraron que sí.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *