En otro Octubre Rosa, ¿soy más consciente?

¡Hola de nuevo!
1-octDespués de muchos meses de silencio, causado por diversas razones -por fortuna ninguna relacionada con la salud-, aquí voy de nuevo compartiendo contigo que hace menos de un mes ¡celebré cinco años de que me practicaron una mastectomía radical por cáncer… y cuatro de que concluí mis tratamientos (los más pesados)! Por fortuna, han sido cinco años de salud, en los que no hay día en los que no agradezca el enorme regalo que es mi vida.
Cierto es que en estos años he tenido baches -nada relacionados con la salud-, pero aun así me siento una mujer muy afortunada, que ama la vida, amo a mis hijos, amo a mis papás, amo a mi familia, amo a mis amigos y, sobre todo, me amo. Así que he aprendido a vivir en armonía y con agradecimiento por todas las bendiciones o regalos (como prefieras llamarles) que recibo.
Hoy más que nunca puedo decirte que he elegido cómo quiero vivir mi vida, y mi decisión ha sido VIVIRLA EN SALUD, así que he estado saludable. Sigo en mis chequeos, cada seis meses, y continuo platicando con mis células, recordándoles que son sanas, que somos una unidad sana, y que estamos rodeadas de amor. Entiendo que ver la vida así, sobre todo cuando el mundo parece inhóspito y agresivo, puede parecerte una evasión; sin embargo, cree cuando te digo que he aprendido que todo eso está en el exterior y que yo elijo cuánto me afecta: mucho, poco, nada… y por cuánto tiempo. Porque el exterior yo no puedo controlarlo, pero mí interior sí. Y es ahí dónde me enfoco.
Sé, por ejemplo, que las emociones negativas pueden causar un impacto igual de negativo en la salud, en la mía y en la de todos. Lo mejor es que cada vez más científicos han encontrado cierta esa relación. Así que hoy por hoy pongo todo mi empeño, mi voluntad y mi decisión en vivir en armonía, conmigo y con los demás. Hacerlo me implica trabajar en mí, de manera interna, para soltar rápido todo lo que me afecta negativamente.
Eso no significa que todas las cosas dejaron de dolerme o que no me afecten; sin embargo, procuro colocarlas en su justa dimensión y verlas en perspectiva. Dejé de aferrarme a todo, estoy aprendiendo a soltar el control de todo, y eso de verdad me ha quitado un enorme peso de encima.
Así que cuando veo a distancia lo que he vivido, estoy segura de que pesa más todo lo positivo y que, de lo que puede parecer negativo, he aprendido mucho. Sé que hoy soy una mejor persona de lo que fui antes, y eso me parece bien para mí.
Y es a partir de ese resultado que sí puedo afirmar que en este nuevo Octubre Rosa, en el que en el mundo se aplican en todos sentidos para “sensibilizarnos” sobre el cáncer de mama, creo que puedo decir que soy una mujer con mayor conciencia hacia mi experiencia y hacia lo que representa vivir una situación así.
Ojalá que tú, que me lees, también puedas sentirte plena y armonía con la vida. De verdad, es el mejor regalo que pueden darnos, y yo lo agradezco desde mi corazón.

¡Bendiciones infinitas para ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *