Hacia biopsias menos invasivas

Ganar tiempo para obtener diagnósticos tempranos que ayuden a preservar la vida es una premisa primordial para los oncólogos especializados en cáncer de mama, como la radióloga Cristina Cerda, quien ejerce en Guadalajara, Jalisco, tras haber concluido estudios en el Hospital Val D’Hebron, en Barcelona.

La especialista, que ejerce en el Hospital Civil de Guadalajara, es líder de un modelo en el que la paciente es sometida a un doble estudio: ultrasonido y mamografía van juntos.

“Eso agiliza mucho; antes se hacía nada más la pura mamografía: la paciente    venía, iba con el oncólogo y volvía a sacar la cita para el ultrasonido, y el diagnóstico duraba hasta un mes”.

Si aparece una lesión sospechosa de cáncer, la paciente es mantenida en el hospital y la derivan a la Clínica de Mama o a Oncología, donde la preparan para una biopsia. Los radiólogos son quienes localizan las lesiones, y el cirujano quita la lesión con incisiones pequeñas, en procedimientos ambulatorios.
Anteriormente, las pacientes debían entrar a un quirófano para este procedimiento, en el que para el diagnóstico se cortaba un cuadrante de la mama, muchas veces sin necesidad, pues el tumor resultaba benigno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *