La importancia del diagnóstico temprano: menor recurrencia

Suena lógico decir que si se logra un diagnóstico precoz del cáncer de mama las posibilidades de sanar aumentan, pero no es sólo eso. De acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) de México, aquellas pacientes con diagnósticos tardíos, fase III, muestran una recurrencia en la enfermedad de entre 65 y 70 por ciento.
Ante lo que oncólogos llaman un “cáncer localmente avanzado” o etapa III, crece la posibilidad de recaer tras una cirugía o tratamiento.
“Si a la paciente se le diagnostica en estado clínico I y II, las posibilidades de que ella vaya a tener recurrencia (que después de tratamiento vuelva a aparecer el cáncer) son muy remotas, menos del 5 o 10 por ciento”, dijo Jaime de la Garza, del Incan, citado por la prensa mexicana.
Pero quienes “llegan en fase III, más del 50 por ciento probablemente, van a tener problema de recurrencia”, aseguró.
Los casos clasificados en etapa IV son los que tienen metástasis, o presencia de células cancerosas en otros órganos, generalmente pulmón, riñón y huesos, además de mama.
“El diagnóstico temprano es lo importante”, insistió el oncólogo.

2 pensamientos en “La importancia del diagnóstico temprano: menor recurrencia

    • Nancy, hola:
      Mira, yo no estoy en el INCAN ni trabajo en un hospital ni soy médica ni tengo una fundación. Sólo soy una sobreviviente de cáncer, mamá y periodista que escribe este blog con el deseo de que la información les sea útil, porque eso sí, todo lo que publico está verificado.
      Por favor, si tienes alguna duda sobre ti, acude a un médico lo más pronto posible. Siempre será mejor ir y que te digan que estás muy bien, que fue una preocupación innecesaria.
      Abrazos.
      Débora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *