México triplica el número de mastografías en seis años

En el sexenio que está por concluir, México desarrolló diferentes estrategias que permitieron aumentar tres veces la cobertura de detección del cáncer de mama con mastografía, dijo el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri Morales.
La mastografía, destacó, es el método más efectivo que debe practicarse cada dos años a partir de la cuarta década de la vida. La Secretaría de Salud cuenta con 583 unidades médicas con mastógrafos en las que durante 2011 se realizaron más de un millón 300,000 estudios a mujeres de entre 50 y 69 años, que es el rango de edad con más riesgo de presentar la neoplasia.
Además, dijo, la dependencia cuenta con 43 unidades móviles que hacen recorridos por diferentes zonas del país para ofrecer el estudio de mastografía; y se construyeron cuatro unidades especializadas en cáncer de mama y ocho más empezarán a funcionar entre octubre de 2012 y marzo de 2013.
Gracias a esas unidades, se desarrolla la telemastografía, que consiste en hacer la lectura a distancia de los estudios que se toman en unidades que carecen de radiólogos especializados en ese rubro. En la actualidad funcionan cuatro unidades de este tipo en Sonora, Distrito Federal -dentro del Instituto Nacional de Cancerología- y en Querétaro.
Durante 2011, a causa del cáncer de mama, murieron en México más de 5,000 mujeres mayores de 25 años, es decir, un promedio de 14 defunciones diarias. La cifra ha posicionado al cáncer de mama como primera causa de muerte en el país desde 2006.

Atribuyó el aumento de 0.6 % en los casos a los siguientes factores:

  • Envejecimiento de la población
  • Postergación del embarazo (más allá de los 30 años)
  • Falta de lactancia materna
  • Aumento de factores de riesgo como obesidad y sedentarismo

Kuri Morales afirmó en conferencia de prensa que que ante el aumento en la incidencia de cáncer de mama, desde 2007 el gobierno de México garantiza el acceso gratuito al tratamiento mediante el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular. De esa manera se evita que la paciente abandone el tratamiento por el costo que representa la atención del padecimiento. Según las cifras que aportó, solo en el Instituto Nacional de Cancerología bajó de 40 a 2 % el porcentaje de abandono de tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *