Para estar sana… ¡a dormir se ha dicho!

La falta de descanso hace que sean más altas las posibilidades de que el cáncer de mama vuelva en las mujeres posmenopáusicas, según el resultado de una investigación realizada por la Universidad Western Reserve, en Estados Unidos, en la que participaron 412 pacientes con la enfermedad.
“La escasa duración del sueño es un problema de salud peligroso que genera no solo obesidad, diabetes y patologías cardíacas, sino también cáncer”, dijo Li Li, especialista en medicina familiar a cargo del estudio. 
Los investigadores averiguaron los hábitos de sueño de las mujeres con cáncer de mama en los dos años posteriores al diagnóstico. Aquellas que dormían seis horas o menos por noche tenían un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, especialmente en sus formas más agresivas, dijo Cheryl Thompson, una epidemióloga que también participó en el estudio.
Esas pacientes mostraron además un riesgo más elevando de que el cáncer de mama regrese a sus vidas, destacó en la entrevista publicada en un diario venezolano.
“Encontramos una relación muy fuerte entre las pocas horas de sueño por noche y la recurrencia del cáncer, específicamente en las mujeres posmenopáusicas”, dijo Thompson. Esta correlación no se encontró en las mujeres que todavía no estaban en la menopausia.
“Las intervenciones efectivas para aumentar la duración del sueño y mejorar la calidad del descanso podrían ser un camino para reducir el riesgo de desarrollar formas más agresivas de cáncer de mama y su recurrencia”, afirma Li.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *