En México aumentan 28% los casos de cáncer de mama

La noticia no es linda ni siquiera alentadora. Detrás de este resultado se esconden muchos factores. A vez, quizá, la falta de claridad en las campañas de información sobre la enfermedad que todavía hablan de prevención cuando ello no es real; o tal vez la falta de compromiso de cada mujer consigo misma, para abrazar la autoexploración como un hábito mensual indispensable o el dejar miedos atrás y acudir cada año -o cuando sea necesario- a consultar a un oncólogo especializado en cáncer de mama.
Razones puede haber muchas. Lo cierto es que en los últimos 13 años los casas de cáncer de mama en México registran un aumento de 28 por ciento, según informó Jaime de la Garza, investigador clínico del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).
De acuerdo con sus cifras, presentadas en una conferencia de prensa, en el año 2000 se registraron 3,955 muertes por cáncer de mama; en 2006, 4,461, y en 2012, 5, 217, lo cual ha convertido a este padecimiento en la primera causa de muerte en mexicanas mayores de 25 años.
Y entonces, yo pregunto, ¿dónde queda la efectividad de las campañas informativas? ¿de las campañas que invitan a ¡Tocar!? ¿de las colectas a través de la compra de productos rosa? Los mensajes se conocen, pero ¿por qué no estamos aplicando las recomendaciones?
Para De la Garza, uno de los mayores problemas es que 68 por ciento de los casos se detecta en mujeres de 50 años o mayores, lo cual significa que el cáncer está en etapa avanzada o metastásica, y las soluciones clínicas son escasas, sino es que nulas.
En México mueren al día 10 mujeres con cáncer de mama en fase metastásica, es decir, que ha invadido otras partes del cuerpo.
De acuerdo con el ex director del INCan, en las mujeres mexicanas, este cáncer se presenta 10 años (entre los 35 y 40) antes que en mujeres de otras partes del mundo, lo que significa que al momento de detectarse ha tenido un desarrollo de por los menos una década.
Al respecto, el también hematólogo indicó que para que un tumor alcance un centímetro de diámetro, medida en la que se le puede detectar con una autoexploración mamaria, han pasado 10 años de formación de células malignas en el organismo.
Sobre esta diferencia con respecto a las mujeres de otros países, sobre todo desarrollados, el investigador explicó que las mexicanas tenemos la primera menstruación a una edad temprana, entre los 10 y 12 años, y alcanzamos la menopausia hasta los 50 años, lo cual provoca un período muy prolongado de secreción de hormonas (estrógenos), que, algunos investigadores han propuesto como detonantes del cáncer de mama.
Por tal motivo, De la Garza recomendó acudir al médico en caso de detectar alguna malformación en las mamas por más pequeña que sea, pues es un padecimiento silencioso que cuando hace su aparición queda muy poco tiempo para solucionarlo.
También recalcó la importancia de que todas las mujeres de 40 años y mayores se realicen una vez al año una mastografía, pues en países como Estados Unidos, 95 por ciento de los casos detectados en etapa temprana se curan.

De regreso

Han pasado algunas semanas desde la última vez que compartí algo en este blog. Diversos son los motivos que me alejaron temporalmente de esta actividad. Por fortuna, ninguno que pueda ser considerado como “grave” o “delicado”. Tal vez sólo necesité un poco de espacio para asimilar los cambios en mi vida.
Desde finales de 2011 mi vida se transformó con la cirugía a la que me sometí (donde descubrieron muy a tiempo que había cáncer de mama). Físicamente fue el mayor de los cambios que he vivido desde entonces, pero no ha sido el único.
También a finales de 2011, cuando prácticamente iniciaba los ciclos de quimioterapia, mi vida familiar se alteró y desde entonces he aprendido a estar conmigo y con mis dos hijos adolescentes, creando una nueva relación de amor, de complicidad, de apoyo, de la que aprendo y me fortalece cada día.
Todo 2012 estuve en tratamientos de quimioterapia y radioterapia, y salí muy bien librada. La experiencia fue fuerte, pero también lo son las recompensas que me regaló: aprendí a valorar la salud que tengo y, sobre todo, aprendí a valorarme, a reconocerme y a estar en armonía conmigo y con los demás.
En esa etapa me di cuenta de mi fortaleza y del poder que tengo, lo que -por fortuna- no es exclusivo para mí. Tod@s los seres humanos tenemos un gran poder interior y sólo depende de cada un@ elegir usarlo o el para qué y cómo emplearlo. En mi caso, elegí usarlo para sanar y sanarme; para estar en paz y ver la vida con otros ojos, agradeciendo cada minuto como una posibilidad de creación.
Si alguien lo ha olvidado o si no lo sabía, soy una mujer que trabaja y me siento muy orgullosa de mí porque durante todo el proceso para recuperar mi salud nunca, ningún día, dejé de laborar. Agradezco que en esa época, la empresa en la que prestaba mis servicios me permitió trabajar a distancia, hacer el famoso home office acorde a mi actividad profesional, y estoy convencida de que esto fue fundamental en mi recuperación.
Sin embargo, al iniciar 2013 y ya plenamente recuperada -aun cuando sigo un tratamiento que incluye cinco años de medicamento diario, estudios periódicos y visitas programadas con los oncólogos-, nuevamente llegó un cambio a mi vida: me despidieron de mi trabajo. Las razones que argumentó mi jefe fueron de tipo financiero: el grupo editorial en el que laboraba estaba en crisis y optó por un recorte de personal y yo fui de las elegidas…
De alguna manera sé que todo lo vivido me ha permitido aceptar las cosas en amor, entendiendo que todo pasa para algo en mi vida y que cuando una puerta se cierra, otras se abrirán y serán lo que requiero en eso momento.
Así, dediqué el mes de enero para descansar, para consentirme y prepararme para empezar una nueva época. En febrero inicié algunas actividades laborales, todas de las llamadas freelance, y hoy me siento preparada para seguir adelante en salud, en amor, en armonía y confiando en que puedo crear la vida que merecemos mis hijos y yo.
Agradezco a tod@s l@s que en estas semanas me preguntaron por el blog y su futuro, y a quienes aguardaron con paciencia. Hoy estoy de regreso y seguiré buscando contenidos oportunos, de calidad, que puedan servir de guía a mujeres y hombres o que al menos les recuerden que el cáncer de mama es curable si se detecta a tiempo, en sus fases iniciales, y para ello la autoexploración mensual es fundamental.
Abrazos de corazón a corazón.

La petición recurrente… y vital: ¡mujer, autoexplórate!

Ella es Martha y es una sobreviviente de cáncer de mama, que relata su experiencia en un video trasmitido por OnceTV.
Las palabras de Martha resultan conmovedoras. El cáncer de mama que generó hizo metástasis y prácticamente la invadió: los tumores aparecieron en diversas partes de su organismo. Sin embargo, ella mantuvo el ánimo y ha seguido adelante.
El mensaje que nos comparte es muy importante: la autoexploración es una responsabilidad personal que debemos cumplir. Se trata de la salud y hoy, por fortuna, el cáncer es curable, sobre todo, cuando se detecta a tiempo.

Este es el video de la historia de Martha. ¿Qué te parece?

Para detectar ‘bolitas’ del tamaño de un grano de azúcar

Hace unas semanas publiqué un texto sobre el guante Sensi Femme, que durante la autoexploración permite detectar tumores del tamaño de un grano de azúcar, y recibí algunos mensajes solicitando más información al respecto. Así que aquí confío en que responderé las dudas o inquietudes que había. 

  • La comercialización del guante en México fue autorizada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que busca apoyar la detección temprana del cáncer de mama mediante la autoexploración. En México, 77 % de las mujeres son diagnosticadas en etapas avanzadas de la enfermedad, lo que propicia muertes prematuras.
  • Julio Sánchez, comisionado de Fomento Sanitario de la Cofepris, dijo que se otorgó el registro al guante Sensi femme, tras estudios de evaluación, seguridad y eficacia.
  • El guante está elaborado con poliuretano y lubricantes de aceites minerales, que aumentan la sensibilidad de cualquier bulto, aunque sea del tamaño de la cabeza de un alfiler o de un grano de azúcar.
  • Su uso permitirá hacer un autodiagnóstico efectivo y sencillo en la privacidad del hogar y, con base en él, las personas podrás acudir con especialistas que determinarán si lo detectado es positivo a malignidad o no.
  • Sánchez dijo que las autoridades sanitarias analizan incluir el guante dentro del cuadro básico de los servicios de salud del IMSS, el ISSSTE y del Seguro Popular.
  • Antonio Pascual Feria, presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México, explicó que esa red de 24 establecimientos comenzó en octubre a vender el guante en 500 pesos.
  • El guante es reutilizable; tiene una duración de cuatro años, aguanta temperaturas de 5 a 100 grados centígrados, una presión aproximada de 40 kilos y se recomienda usarlo de manera mensual.

Y bueno, aquí les dejo un video para que empiecen a familiarizarse con el uso del guante. Me parece que, si es tan efectivo como dicen, la inversión de 500 pesos para adquirirlo vale la pena. Se trata de la salud y es una muestra de amor hacia nosotr@s mism@s.

Octubre rosa termina… ¿y ahora qué sigue?

Mucho trabajo es lo que sigue en los próximos 11 meses, cuando los monumentos históricos vuelven a su iluminación normal; cuando muchos guardan los lazos rosas que lucían en la solapa; cuando los balones rosas ya no ruedan en las canchas deportivas… cuando la realidad mundial se percibe en todos los colores. 
Sí, los meses que tenemos por delante, antes de darle una nueva bienvenida a otro octubre rosa, son una enorme oportunidad de trascender más allá de 31 días en los que las palabras concientizar sobre el cáncer de mama parecen ser un mantra colectivo que, paradójicamente, en muchas ocasiones se repite sin hacer conciencia de lo que significa.
En mi creencia, todas las maravillosas campañas y acciones multitudinarias que hemos reportado en estos días deben traducirse en un menor número de muertes a causa de esa enfermedad; solo entonces podremos afirmar que vamos en la ruta correcta.
Los primeros pasos, sólidos, firmes, se han dado a lo largo de muchos años. Sus logros han sido la visibilidad de una enfermedad de la que hoy podemos comentar sin vergüenza ni rubor y, también, quiero creerlo así, la apertura de mente para crear una nueva forma de pensar, de un nuevo modelo en el que las mujeres importan por su esencia y no por ser portadoras de un par de senos.
Hoy el reto es lograr que cada mujer adulta y cada hombre hagan conciencia de que el cáncer de mama es curable si se detecta en sus primeras etapas y, para lograr este cometido, la autoexploración mensual es fundamental.
Mi compromiso contigo es seguir insistiéndote en ello, y también en continuar publicando textos que puedan resultarte interesantes, útiles y… de pronto, hasta divertidos.
En este cometido cuento contigo, con tu retroalimentación, con tu crítica y tus sugerencias. Ojalá de cuando en cuando me regales unas líneas: siempre serán bienvenidas.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de mama?

Una de mis muy queridas amigas es una periodista inquieta, siempre curiosa, siempre aprendiendo y siempre buscando respuestas que están afuera, en los otros. Pero no está actuando de igual forma ni es tan aguerrida ahora que percibe un dolor en uno de sus senos. En vez de buscar respuestas con el especialista, deja que las preguntas le atormenten la mente y aumenten su ya de por sí creciente miedo, que es lo primero que debe eliminar.
Cuando ayer me comentaba esta situación que vive, yo le recomendé lo mismo que les digo a todas mis amigas y conocidas: vayan al especialista; en estos casos siempre será mejor saber que imaginar. 
Pero sé que el caso de mi querida amiga no es único y que muchas mujeres de pronto pueden experimentar dolor de senos, que no es una enfermedad sino el síntoma de alguna de las muchas enfermedades que pueden desarrollarse en ellos, además del cáncer de mama.
Una de las condiciones que crean dolor en los senos es, simplemente, ser mujer en etapa fértil, porque es cuando hay mayor actividad hormonal y, en algún momento del ciclo menstrual, puede percibirse cierta pesadez e inflamación en ellos. Esa situación aminora conforme pasan los años y nos acercamos a la menopausia.
Habrá quienes establezcan claramente si esta condición es cíclica y se repita mes con mes; por ello es importante aprender a conocerse y, algo muy importante, saber que cuando duelen los senos por una cuestión hormonal no es conveniente la autoexploración, porque puede resultar más que molesta.
Sin embargo, si identifican que el dolor no es cíclico, entonces deberán comentarlo con tu especialista, para que él te indique los estudios que debes practicarte porque son muchas las situaciones que pueden provocarlo. Sí, quizá da miedo y preocupación, pero siempre piensa que es mejor saber y estar a tiempo en lo que sea.
Sé que el fantasma de la enfermedad asociada el rosa recorre los pasillos y laberintos de la mente de mi amiga y de muchas mujeres más, por eso hoy quiero compartirles unos tips que divulgó la Secretaría de Salud federal bajo el título ¿cuáles son los síntomas del cáncer de mama?

  • Bultos bajo la piel que pueden doler o no
  • Bultos en las axilas
  • Pecho inflamado
  • Pezones que duelen, que se hunden o que segregan líquido
  • Piel irritada, enrojecida, tirante o de otro color, lo que se conoce como piel de naranja

Las autoridades sanitarias también advierten que en sus primeras etapas, el cáncer de mama puede ser asintomático.
Evidentemente no todos los “bultitos” que pueden desarrollarse en los senos son malignos; al menos 80% de ellos se consideran benignos, pero eso es algo que sólo puede determinar el médico oncólogo.
También es importante que comprendas que hay detrás del énfasis en la necesidad de que cada mujer se conozca a la perfección, y se autoexplore mes con mes, como reloj, pues es ella la primera que podría detectar alguna anomalía en sus senos.
Por cierto, tú ¿ya te autoexploraste este mes?

Autoexploración: un guante que da más sensibilidad

Sensi femme es el nombre de este guante diseñado en España para la autoexploración mamaria. En México será comercializado en las farmacias para fomentar la detección precoz de alteraciones en los senos.
La razón de ello es que sus promotores aseguran que aumenta la sensibilidad de los dedos entre tres y ocho veces, lo que permite detección temprana cualquier “bultito” que haya en los senos. Esto, gracias al material utilizado en su fabricación y al aceite especial que hay entre las dos capas que forman el guante.
De acuerdo con la página web de sus fabricantes, la eficiencia del guante ha sido comprobada en el departamento de Biotecnología de la Universidad de Alicante.
Para el estudio se utilizaron microesferas de entre 0.04 y 1.40 milímetros.

  • Entre el 93.2 % (mano derecha) y el 100 % (mano izquierda) de los casos aumentó 3.3 veces la sensibilidad del tacto
  • Entre el 53.3 % (mano derecha) y el 67% (mano izquierda) de los casos aumentó 6.6 veces la sensibilidad del tacto
  • Entre el 20 % (mano derecha) y el 14% (mano izquierda) de los casos aumentó 8.3 veces la sensibilidad del tacto

Otra conclusión que se obtuvo del resultado de la investigación fue que cuanto más pequeño es el tamaño de la partícula, más capacidad tiene el guante Sensi Femme de magnificar la sensibilidad táctil, lo que lo hace muy apropiado para la detección temprana de pequeños bultos en las mamas.

El contenido sexy de una campaña en Chile causa polémica

Confío en que nos compartirás tu opinión tras ver parte de la campaña. Pero mientras lo haces te cuento que la polémica ha escalado mientras se viraliza la campaña Por amor a las tetas, lanzada por el Ministerio de Salud en Chile para promover la concientización sobre el cáncer de mama. 
El spot que acompaña la campaña resultó controversial debido a que está dirigido a los varones y se enfoca sólo en los senos de las modelos o actrices participantes, a quienes ni siquiera se les ve el rostro.
Son 30 segundos de mostrar imágenes de escotes generosos que buscan que los varones se interesen en que sus parejas practiquen la autoexploración mensual y hasta los animan a apoyarlas en esa tarea.
“Cada ocho horas muere una mujer de cáncer de mamas en Chile. ¡Hombres de Chile, bajemos ese número, incentiva a una mujer a hacerse un examen de mamas!”, se puede leer en el perfil de Facebook de la campaña que invita a “salvar un par”.

Aquí tienes el video:

¿Qué te pareció? Te comento que el mensaje dividió opiniones: algunas argumentan que su contenido sexual diluye el objetivo: que los varones inviten a las mujeres a la autoexploración periódica, pese a que en la página web de la campaña se les da instrucciones a los varones para que apoyen a sus parejas en esta tarea.
Otras personas han comentado que es lamentable que la campaña se enfoque en el deseo de salvar “sólo una parte del cuerpo femenino”, sin pensar que las mujeres somos seres integrales.
Como imaginarás, la polémica está más que avivada. Sobre todo, tras la difusión del spot en medios estadounidenses a mediados de la semana. La página web BuzzFeed fue la primera en mostrarlo. A raíz de ello, los clics en el video pasaron de 40,000 a 300,000 visitas.
El chileno, sin embargo, no es el primer anuncio publicitario que busca llamar la atención hacia la concientización sobre el cáncer de mama a través de imágenes sexuales. En el 2009, la ONG candiense Rethink Breast Cancer -sí, la que este año creó la sexy app con varones que te recuerdan la autoexploración e interactúan contigo- promovió la campaña Save the Boobs! (¡Salvemos a los senos!), que mostraba a una voluptuosa mujer en un sugerente bikini blanco mientras era observada por muchos varones.

¡Tócate y Cuídalas!, la campaña en Chile para cáncer de mama

Con 4,000 casos anuales de mujeres con cáncer de mama, Chile lanzó esta campaña para invitar a la autoexploración mensual.  
El mensaje es muy claro, muy sencillo de comprender. Hay  indicaciones y sugerencias; en todas, las palabras empatan con una identidad gráfica atractiva.
Y tú, ¿ya pasaste del leer estas recomendaciones a la acción? ¿Qué te falta?
También, nos gustaría conocer tu opinión sobre este video.

Una imagen que revela mucho del drama del cáncer de mama

Sí, lo sé. La imagen que acompaña este texto es muy fuerte, pero también es muy real… tan real como puedo dar fe y asegurar que es la imagen fiel, sin photoshop, sin maquillaje, que refleja los primeros días, las primeras semanas, tras una mastectomía.
Llegué a ella por “casualidad”; la encontré en el blog Breast Cancer? But Doctor … I hate pink!, que escribe Ann Silberman, una sobreviviente -y aún combativa paciente- que vive en Sacramento, California.
Al igual que Silberman, otras sobrevivientes cuestionan seriamente la “imagen rosa” con que pareciera enmascararse la enfermedad y todo lo que conlleva. Algunas de ellas fueron entrevistadas para la historia de CNNMéxico titulada La lucha contra el cáncer de mama debería ir más allá de un listón rosa.
Estoy segura de que la dramática imagen argumenta, mucho mejor de lo que yo podría hacerlo, el deseo de estas mujeres de que todos, absolutamente todos, comprendiéramos que hacer conciencia de lo que significa el cáncer de mama va mucho más allá de lucir un lazo rosa en la solapa durante todo un mes, adornar aparadores, iluminar monumentos arquitectónicos…
Comprender lo dramático que es una mastectomía -una mutilación que busca un bien mayor como es preservar la vida, pero al fin y al cabo una mutilación-, cómo se ve y, quizás, adivinar cómo se siente, tal vez nos lleve a ser conscientes de nuestro cuerpo, de entender que amarnos es reducir o eliminar los factores de riesgo que son controlables, de asumir con disciplina espartana la práctica mensual de la autoexploración, y la visita anual con especialistas en cáncer de mama. Sólo así estaremos en camino de lograr diagnósticos tempranos de la enfermedad, que eviten las mastectomías y, sobre todo, disminuyan el número de mujeres que mueren a causa de ella.
De corazón, te ofrezco una disculpa por sacudirte en tu espacio con esta imagen. Mi compromiso contigo es no hacerlo con frecuencia… sólo cuando sea pertinente o necesario para entender que sí, que la conciencia y la responsabilidad sobre el cáncer de mama es mucho, mucho más que pintar el mundo de rosa.