En México aumentan 28% los casos de cáncer de mama

La noticia no es linda ni siquiera alentadora. Detrás de este resultado se esconden muchos factores. A vez, quizá, la falta de claridad en las campañas de información sobre la enfermedad que todavía hablan de prevención cuando ello no es real; o tal vez la falta de compromiso de cada mujer consigo misma, para abrazar la autoexploración como un hábito mensual indispensable o el dejar miedos atrás y acudir cada año -o cuando sea necesario- a consultar a un oncólogo especializado en cáncer de mama.
Razones puede haber muchas. Lo cierto es que en los últimos 13 años los casas de cáncer de mama en México registran un aumento de 28 por ciento, según informó Jaime de la Garza, investigador clínico del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).
De acuerdo con sus cifras, presentadas en una conferencia de prensa, en el año 2000 se registraron 3,955 muertes por cáncer de mama; en 2006, 4,461, y en 2012, 5, 217, lo cual ha convertido a este padecimiento en la primera causa de muerte en mexicanas mayores de 25 años.
Y entonces, yo pregunto, ¿dónde queda la efectividad de las campañas informativas? ¿de las campañas que invitan a ¡Tocar!? ¿de las colectas a través de la compra de productos rosa? Los mensajes se conocen, pero ¿por qué no estamos aplicando las recomendaciones?
Para De la Garza, uno de los mayores problemas es que 68 por ciento de los casos se detecta en mujeres de 50 años o mayores, lo cual significa que el cáncer está en etapa avanzada o metastásica, y las soluciones clínicas son escasas, sino es que nulas.
En México mueren al día 10 mujeres con cáncer de mama en fase metastásica, es decir, que ha invadido otras partes del cuerpo.
De acuerdo con el ex director del INCan, en las mujeres mexicanas, este cáncer se presenta 10 años (entre los 35 y 40) antes que en mujeres de otras partes del mundo, lo que significa que al momento de detectarse ha tenido un desarrollo de por los menos una década.
Al respecto, el también hematólogo indicó que para que un tumor alcance un centímetro de diámetro, medida en la que se le puede detectar con una autoexploración mamaria, han pasado 10 años de formación de células malignas en el organismo.
Sobre esta diferencia con respecto a las mujeres de otros países, sobre todo desarrollados, el investigador explicó que las mexicanas tenemos la primera menstruación a una edad temprana, entre los 10 y 12 años, y alcanzamos la menopausia hasta los 50 años, lo cual provoca un período muy prolongado de secreción de hormonas (estrógenos), que, algunos investigadores han propuesto como detonantes del cáncer de mama.
Por tal motivo, De la Garza recomendó acudir al médico en caso de detectar alguna malformación en las mamas por más pequeña que sea, pues es un padecimiento silencioso que cuando hace su aparición queda muy poco tiempo para solucionarlo.
También recalcó la importancia de que todas las mujeres de 40 años y mayores se realicen una vez al año una mastografía, pues en países como Estados Unidos, 95 por ciento de los casos detectados en etapa temprana se curan.

Cualquier momento es bueno para saber del cáncer de mama

Octubre se asocia como un mes dedicado a concientizar sobre el cáncer de mama, una enfermedad que generará una de cada ocho mujeres en México. Sin embargo, para el personal de la agencia ADVéRTI Comunicación Diseñada, con sede en Nuevo León, cualquier momento es oportuno para recordarles a las mujeres de nuestras vidas: Te quiero conmigo
“El cáncer de mama no es un tema de moda; es un tema de educación”, afirma la agencia.
Así lo hizo su personal a principios de este año, cuando en plena época de calor, instalaron un módulo en uno de los parques más concurridos de Monterrey para ofrecer información sobre la enfermedad.
Además, aprovecharon para grabar el siguiente video:

El equipo de ADVéRTI fue encabezado por Raúl Montejano y Elizabeth Guzmán, director y gerente de la empresa, quienes con esa campaña buscaron generar un diálogo entre la población, para que hombres y mujeres, niños y adultos mayores, platiquen sobre el tema, se informen y tengan conciencia de la enfermedad.
“Todavía hay mujeres que se sienten incómodas al hablar del tema, pero si nos acostumbramos a verlo en una perspectiva libre y cómoda, ellas van a hablarlo con más fluidez y van a ser más conscientes”, comentó Guzmán en mayo pasado a distintos medios de comunicación de Monterrey que siguieron la realización del video.
Las personan que convivieron en esa ocasión en el parque recibieron una paleta de color rosa con una etiqueta que decía Te quiero conmigo, lema de la campaña.