Un modelo para estudiar el cáncer de mama más agresivo

Científicos argentinos dieron un paso adelante en el estudio del tumor mamario más agresivo, al crear un modelo de estudio que, aseguran, abre caminos para desarrollar terapias orientadas a bloquear las metástasis. Los resultados del trabajo fueron publicados en la edición de septiembre de la revista internacional Cancer Biology & Therapy.
El cáncer de mama es la patología maligna de mayor incidencia en la población femenina a nivel mundial. No es una enfermedad única, sino que existen distintos tipos genéticos que presentan características clínicas particulares. De ellos, los llamados triple negativo (aquellos que no expresan tres tipos de receptores) representan un 15 % de todos los tumores mamarios y suelen ser los de peor pronóstico.
Ese tipo de tumor “no cuenta al momento con terapias específicas y, si bien se trata con quimioterapia convencional, presentan alta tasa de recurrencia y mortalidad”, indicó el doctor José Mordoh, jefe del Laboratorio de Cancerología del Instituto Leloir y director del Centro de Investigaciones Oncológicas de la Fundación del Cáncer (FUCA).

El método
Lo que desarrollaron Paula Roberti, Marcela Barrio, Mordoh y otros científicos fue cultivar células provenientes de un cáncer de mama humano triple negativo, las cuales fueron luego inoculadas en ratones de experimentación, que permiten el crecimiento de células humanas sin rechazarlas.
“Las células resultaron ser metastásicas en el ratón al invadir los ganglios: un proceso semejante al que ocurre en la enfermedad humana”, precisó Mordoh. Tras varios ciclos de crecimiento de este tejido enfermo, los científicos lograron obtener células significativamente más agresivas.

Hallazgos
El equipo del investigador evaluó más de 160 proteínas presentes en los tumores metastásicos y estableció una categorización entre aquellas que experimentaron mayor y menor cambio. “Sobre ellas profundizaremos nuestras investigaciones”, anticipó Mordoh, quien agregó que en base a ese conocimiento “se podrían diseñar fármacos que ataquen moléculas fundamentales del proceso metastásico para impedirlo”.
Para profundizar en los mecanismos moleculares que subyacen al proceso, los científicos realizaron una comparación entre las células originarias y las metastásicas mediante una tecnología que permite evaluar los cambios de ciertas proteínas celulares.
Ya comenzaron los estudios preclínicos, tanto en cultivo de células como en animales. “De funcionar todo bien, los primeros ensayos clínicos podrían comenzar en un año; durar unos tres años, y si todo continúa de acuerdo a lo esperado se podría avanzar hacia una posible aprobación en unos cinco años”, en 2017, indicó Mordoh.
La investigación se ha desarrollado de manera conjunta por la Fundación Instituto Leloir, FUCA y el Instituto Alexander Fleming. Las instituciones que apoyaron este estudio fueron la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, el CONICET, FUCA, la Fundación Sales, la Fundación María Calderón de la Barca y la Fundación P. Mosoteguy.

Fuente: Agencia CyTA-Instituto Leloir
Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema. 

¿Un virus-vacuna detendrá el cáncer de mama triple negativo?

Investigadores del Centro para el Cáncer Memorial Sloan-Kettering, en Nueva York, Estados Unidos, demostraron que un nuevo virus-vacuna, que actúa como un agente oncolítico y antiangiogénico, puede eliminar las células del cáncer de mama triple negativo (CMTN),  según un reporte de la agencia Europa Press.
Los resultados del estudio, presentados en el último Congreso Clínico Anual del Colegio Americano de Cirujanos, podrían conducir a una terapia más específica contra esa forma mortal de cáncer de mama.
De acuerdo con la literatura médica, ese tipo de cáncer es responsable del 10 al 20 % de todos los casos de cáncer de mama. La ocurrencia de este cáncer es más probable en las mujeres más jóvenes, menores a 35 años de edad, especialmente si son afroamericanas o hispanas. Este cáncer es difícil de tratar porque las mujeres con CMTN carecen de tres tipos de receptores -de estrógeno, progesterona y HER2- que les permitirían beneficiarse de las actuales terapias hormonales e inmunes. Aunque las mujeres diagnosticadas con esa variante de cáncer, especialmente en sus etapas posteriores, inicialmente responden a la quimioterapia, estos tumores tienden a ser más agresivos y propensos a reaparecer.
“Todavía no comprendemos por qué este tipo de cáncer es tan agresivo y tiende a reaparecer después del tratamiento”, señala Sepideh Gholami, autor principal del estudio y residente de cirugía en la Universidad de Stanford. “Una de las razones por las que nos centramos en este cáncer es que no hay muchas opciones de tratamiento a largo plazo para estas pacientes”.
Ahora, los virus oncolíticos, que pueden explotar las vulnerabilidades particulares de células cancerosas específicas, están siendo estudiados por el laboratorio de Yuman Fong, en el Centro para el Cáncer Memorial Sloan-Kettering, y han mostrado resultados prometedores.
“La razón por la que utilizamos un virus vacuna de la viruela es que es un miembro de la familia Poxviridae (pox) y, como sabemos, la vacuna contra la viruela se ha administrado a millones de personas para erradicar la enfermedad, por lo que pensamos que sería más seguro y prometedor a la hora de realizar un ensayo clínico”, señala Gholami.
En el nuevo estudio los investigadores se propusieron determinar si un nuevo virus vacuna, llamado GLV-1h164, que lleva una proteína que ataca el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF, por sus siglas en inglés), podría destruir tumores de cáncer de mama triple negativo en un modelo animal de ratón. Esta variedad de cáncer tiene altos niveles de VEGF, lo cual puede promover la angiogénesis, que es el proceso por el cual los tumores reclutan vasos sanguíneos para apoyar su crecimiento.
En primer lugar, los investigadores infectaron células de cáncer de mama triple negativo con el virus, logrando más de un 90 % de muerte celular en las cancerosas, durante los cuatro días posteriores al tratamiento con el virus. Luego generaron tumores con la variedad de cáncer en un modelo de ratón. Después de tratarlos con el virus, y midiendo el cambio en el tamaño del tumor durante tres semanas, los expertos observaron una extensa destrucción.
“Al menos el 60 % de los tumores estaban en regresión y el otro 40 % contenía áreas pequeñas de células tumorales que presentaba necrosis, señal de que el tumor estaba respondiendo al tratamiento”, apunta Gholami. Este virus específico no sólo infecta y descompone las células cancerosas, sino que también inhibe el crecimiento de los vasos sanguíneos. El experto explica que “se realizaron ecografías de los tumores en las que se observó una reducción significativa en el flujo de sangre suministrado a los tumores tratados con el nuevo virus”.
Estos resultados permitirán a los investigadores dar el siguiente paso hacia el diseño de un ensayo clínico, y evaluar la seguridad del uso de este nuevo virus en pacientes con cáncer de mama triple negativo.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.