México quiere el récord por el lazo rosa humano más grande

Y en una semana sabremos si lo consiguió.
Para ello están previstas, con un día de diferencia, dos convocatorias distintas; ambas buscan obtener el Récord Guiness por el lazo rosa más grande del mundo.
Hace casi un mes, el 29 de septiembre, Argentina se comprometió a batir el Récord Guinness de 6,847 personas impuesto en India en abril de 2012, en el marco de una campaña contra el VIH. Se trataba de difundir la toma de conciencia sobre el cáncer de mama, dijeron entonces los organizadores en Buenos Aires. La empresa que maneja los récords aún no ha publicado si lo logró o no.
Pero la Asociación de Salud y Bienestar Social de la mujer y su familia (ASBIS), que opera en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, ha convocado a reunir al menos a 6,900 personas para romper el Récord Guiness este domingo 28 de octubre, a partir de las 9:00 horas. La cita es en el Deportivo Bicentenario Ciudad Jardín, ahí en Neza.

Además, la Universidad Autónoma de Nuevo León, en coordinación con fundaciones u organizaciones como Cruz Rosa, cim*ab, Unidas Contigo, Supera y Desafío Noroeste, ha convocado a tod@s l@s regi@s -y también a los habitantes de los municipios conurbados y estados vecinos- a romper el récord en el estadio Gaspar Mass.
La cita será el lunes 29 de octubre a las 15:00 horas (locales) y se ha pedido a los participantes que asistan con jeans y playera blanca, además de zapatos cómodos y sin tacón.
¿Cuántas personas atenderán la convocatoria?

Todos quieren su lazo rosa gigante

Al parecer, en México hay un gusto especial por la creación de lazos gigantes. Apenas el pasado 9 de mayo, el estado de Chihuahua, en México, anunció que era poseedor del Récord Mundial por el lazo rosa humano más grande, tras reunir a más de 4,800 personas la Plaza Mayor.
Medios locales reportaron que a esa convocatoria asistieron personas de 12 diferentes municipios de Chihuahua con la finalidad de lograr el Récord Guiness y manifestarse a favor de la lucha contra el cáncer de mama.
Un par de años antes, en 2010, en Los Cabos se realizó una convocatoria para formar el lazo humano más grande de México. Para esa actividad, reunieron a 3,500

personas, a quienes se les pidió vestir ropa en colores claros. Ahí se se les entregó una playera rosa para que el lazo fuese del mismo tono.
El lazo rosa se formó en una de las playas de Los Cabos la mañana del 5 de diciembre. El propósito, según la convocatoria, era informar y crear conciencia sobre la enfermedad.

El albergue de la Cruz Rosa comparte apoyo y esperanza

Apoyar. Crecer. Creer en los sueños. Usar la experiencia propia para ponerla al servicio de otras mujeres con cáncer de mama. Esa ha sido la misión de vida de Magdalena Chapa en los últimos ocho años, que es cuando inició actividades la Cruz Rosa
Actual presidenta de la asociación con sede en Monterrey, Nuevo León, Mane -como le dicen de cariño-, empezó la fundación de la Cruz Rosa junto con Gabriela Navarro. “Gaby me buscó para que colaborara con ella y me encantó la idea”, recuerda.
En 1998, Mane se había enfrentado a la experiencia del cáncer de mama. El tumor que desarrolló medía cinco centímetros y pasó por tratamiento de quimioterapia y radioterapia, además de chequeos constantes. “Hoy estoy bien, y con la esperanza de seguir así. Ayudar a otras me motiva a seguir adelante”.

Como en casa
Gaby, expresidenta de Cruz Rosa, y Mane iniciaron la construcción de un albergue que hoy tiene capacidad para 40 pacientes, a quienes se ofrece hospedaje, alimentación, medicamentos, así como apoyo integral que incluye tratamiento psicológico y trabajo social. A esa sede llegan mujeres no sólo de Nuevo León; también otros estados vecinos se han beneficiado con los servicios que ahí ofrecen.
Además, la Cruz Rosa cuenta con módulos en hospitales: en el Universitario, el Metropolitano y el IMSS, que ofrecen orientación psicológico y trabajo social. También crearon un banco de pelucas, turbantes y prótesis, y han editado una guía de 13 temas, que ya va por la segunda edición, con la que orientan a las pacientes en diversos temas.

Como se aprecia en el video, los últimos ocho años han sido plenos en actividades. La asociación ha prestado 165,000 servicios. Para ello, cuenta con una planta de 15 colaboradores fijos, más aquellos que se suman al voluntariado, para apoyar directamente a los pacientes o para participar activamente en el área de realización de eventos, como el Maratón de Tejido, que se realiza cada año. El próximo noviembre se efectuará la novena edición de esta actividad, en la que decenas de mujeres se reúnen y tejen gorros que después son donados en hospitales. “Es una motivación para los pacientes”, asegura Mane.

Una nueva oportunidad
Para Manelas experiencias compartidas han resultado interesantes pero también útiles para entender que las mujeres que desarrollan cáncer “vienen de cosas muy complicadas. La enfermedad es un alto en su vida para ver qué pueden cambiar, qué necesitan cambiar. Se trata de una enfermedad multifactorial, y puede aprovecharse para hacer un alto, para crecer e ir más arriba. Se puede sacar mucho de provecho”.

Más información sobre la Cruz Rosa: http://cruzrosa.org.mx