Estrenan unidad especializada en cáncer de mama en Toluca

El Estado de México estrenó este jueves la Unidad de Especialidad Médica en la Detección y Diagnóstico del Cáncer de Mama, en la que el gobierno invirtió 45 millones de pesos con la atención de apoyar a un universo de un millón de mujeres que habitan la región, de entre 40 y 69 años de edad.
La sede está ubicada en Toluca, capital del estado, y será conocida con las siglas UNEME-DEDICAM. Su inauguración ocurre a unas horas de que inicie la conmemoración del Día Mundial de la Concientización sobre el Cáncer de Mama, enfermedad que en México causó más de 5,000 muertes durante 2011.
En la unidad clínica se realizarán mamografías y biopsias, y ahí darán consulta 25 especialistas.
Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México, insistió en su mensaje la necesidad de que las mujeres adopten la práctica de la autoexploración, dado que es una herramienta para detectar oportunamente la enfermedad. Ocho de cada 10 casos detectados a tiempo logran sanar, aseguró.

El cáncer de mama en la comunidad hispana de EU

Sí, va la información, pero antes una nota personal: Jesús Adrián es periodista experto en redes sociales. También es un magnífico ser humano y un mejor amigo: desde la mastectomía que me practicaron en septiembre de 2011 me ha mostrado su apoyo y su cariño de manera incondicional: todos los días se comunica conmigo para desearme ánimo y compartirme su optimismo. En verdad, es un honor tener amigos como él. Hace algunas semanas, Jesús Adrián se convirtió en corresponsal de un medio internacional y, como parte de su labor, reporteó la historia que aquí les comparto. Si desean leerla íntegra, visiten Mundo Fox.
El día que Liliana Padilla contestó el teléfono y el médico le dijo que tenía cáncer de seno, su vida cambió. “No alcanzaba a comprender. Sentí desesperación, pánico. En ese momento no me pasó por la mente el hecho de que peligraba mi vida”.
Padilla, residente de Chicago, ya había notado una “bolita” meses antes, pero no fue sino hasta su tercera visita al médico cuando le pidieron realizarse una mamografía. Tras una serie de estudios que le hicieron en un solo día, los médicos encontraron un tumor debajo del pezón izquierdo.   
Una vez que se informó y tuvo más conocimiento de la enfermedad que padecía, Padilla siguió el proceso que miles de personas llevan a cabo: más estudios médicos, cirugía, sesiones de quimioterapia, radiaciones, y medicamentos por los siguientes cinco años.
“Una hermana de mi papá murió de cáncer de seno a los 27 años. Por eso yo siempre iba al médico a revisarme”, comenta Padilla, quien se realizó estudios genéticos para corroborar lo que siempre le decían: que ella no tenía riesgo de heredar el cáncer de mama que había padecido su tía.
En ese momento Padilla no sabía que solo entre 5% y 10% de casos de cáncer de mama son de origen genético, es decir, de personas que heredan un gen anormal que puede dar lugar al desarrollo de la enfermedad, según la American Cancer Society.
El caso de Padilla, como el de la mayoría de hombres y mujeres con este diagnóstico, pudo ser causa de un estilo de vida.
“¿Para qué nos enfocamos en qué lo provocó? No se puede prevenir. Lo importante una vez que se detecta es vencerlo”, dice el doctor Gerardo Castorena, especialista en esta enfermedad. “Se pueden disminuir los factores de riesgo e incidencia, y hacer una detección oportuna, pero usar el término ‘prevenir’ es engañar a la gente”.
Padilla, quien hoy tiene 44 años, salvó su vida gracias a una detección temprana. “Es importante que todas las personas sepan técnicas de autoexploración y, en el caso de las mujeres, que conozcan sus senos”, comenta Castorena.
Este último punto es una de las causas principales de que las mujeres hispanas en Estados Unidos detecten la enfermedad cuando ya está avanzada, según un estudio de la American Cancer Society. “Algunas mujeres de origen hispano no están cómodas con su cuerpo, por lo tanto les es difícil aprender a tocarse el seno y más aún ir con el médico”, dice Jeanette Santana, coordinadora del programa de ayuda a Latinos con cáncer, que lleva a cabo la asociación Gilda’s Club Chicago, de la que Padilla forma parte. A esa situación cultural se suma “la falta de un seguro médico, lo costoso del tratamiento, y en algunos casos el estatus migratorio”.
Santana aconseja a las personas que no reciben el tratamiento adecuado por su situación financiera, a que se acerquen a las organizaciones altruistas de los hospitales, que ayudan a pagar parte de los costos.
Así tuvo que hacerle Padilla para tener la atención médica que necesitaba dado que perdió su empleo durante el tratamiento.

Cuando deseamos que dé resultado el ‘ingenio del mexicano’

Físicos del Instituto Politécnico Nacional desarrollan un sistema para mejorar las imágenes de Rayos X, lo que se traduciría en una mayor eficiencia en la detección del cáncer de mama. Los científicos forman para del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) y utilizan tecnología desarrollada originalmente para el proyecto Alice del Gran Colisionador de Hadrones en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear por sus siglas en inglés).
“En Alice hemos diseñado y construido detectores y esos detectores han sido útiles en otras áreas, no solamente para la física experimental de Altas Energías, sino que tienen otras aplicaciones como la medicina”, señaló Gerardo Herrera Corral, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y cabeza del laboratorio de Física Médica en el que se desarrolla el proyecto, durante una entrevista con medios nacionales.
“Con el detector de silicio -el desarrollado para Alice y que tomaron como prueba- y con un tubo de Rayos X, que le llamamos Microfocus, obtuvimos imágenes de una biopsia de mama en las que se pueden observar microcalcificaciones; estas son la preocupación de los médicos porque, eventualmente, pueden desarrollarse en tumores, que pueden ser malignos o benignos y acabar como un cáncer de mama”, explicó.
En su laboratorio se concentran los que probablemente son “los mejores sistemas de este tipo para Rayos X en México y Latinoamérica”. Dentro de la sala se encuentra un sistema llamado SAXS (Small-Angle X-Ray Scattering), que se utiliza para poder estudiar muestras coloides, es decir, materia condensada suave en los sistemas biológicos. El SAXS “se ha venido montando a lo largo de siete años, es un sistema más o menos complejo, está completo y ya está calibrado el equipo”, indicó.
Otro sistema que está más orientado a la parte médica, y que también es parte del laboratorio, es el Microfocus. Este tubo genera Rayos X que se dirigen a un blanco: “la idea es colocar muestras biológicas, por ejemplo, biopsias de mama; utilizamos el Microfocus y nuestros detectores para analizar las muestras, para tratar de mejorar la calidad de las imágenes y de reducir las dosis (de radiación a las que se someten las pacientes) con el objeto de desarrollar nuevas tecnologías de mamografía“.

Con la crisis, ¿habrá menos mamografías en España?

La crisis económica ha afectado todo en España. Ahora, según una integrante del Complejo Asistencial de Salamanca, los recortes pueden alcanzar hasta los programas de salud que impulsan la mamografía como una herramienta fundamental para detectar el cáncer de mama en sus primeras etapas.
Amalia Gómez, oncóloga que se dirigió a un auditorio de 700 mujeres sobrevivientes de cáncer de mama, dijo que esos recortes representarían un peligro para las mujeres españolas porque “parte del éxito de la supervivencia y de la curación está en el diagnóstico precoz“.
Citada por la agencia española de noticias, EFE, en un despacho noticioso reproducido por medios internacionales, Gómez  recordó que el cáncer de mama “sigue siendo el tumor más frecuente en las mujeres, con una incidencia global de entre el 20 y 22 % sobre el total de cánceres”.
No obstante, dijo que la supervivencia a partir de los cinco años de tratamiento de la enfermedad se sitúa “entre un 80 y un 82 % en los últimos quince años”. Esto, gracias a la autoexploración y a los estudios mamográficos que han permitido que “se hayan detectado muchos tumores en fase precoz y son los que mejor han evolucionado”.

Fuente: ABC.es

Las mamografías en 3-D ofrecen una visión más clara

La tecnología en tercera dimensión llega a los equipos con que se realizan las mamografías. Según los médicos, este avance permite una detección más temprana del cáncer de mama y de forma más precisa que lo que ocurre con exámenes tradicionales. 
La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos evalúa desde el año pasado las máquinas con 3-D, conocidas como “tomosíntesis”, que están operando en nueve hospitales y centros de diagnóstico de los condados de Broward, Palm Beach y Miami-Dade, en el estado de Florida.
Aunque se ven y se sienten como las máquinas estándar, los modelos de dos dimensiones, estos equipos de alta tecnología, con pantallas sensibles al tacto, son capaces de ver a más profundidad y con mayor claridad en los senos, detallando incluyo el tejido graso, la densidad de los músculos y la presencia de un tumor escondido, reportó el Sun-Sentinel.com.
“Si podemos reducir las falsas alarmas en 30 %, estamos realizando un trabajo tremendo con nuestra pacientes y la comunidad”, dijo la médica Mary K. Hayes, directora de imágenes femeninas en el Memorial Healthcare System. “Habría menos ansiedad, menos tiempo perdido en el trabajo y costos más bajos porque no se tienen que realizar todos los exámenes adicionales. Entonces la paciente sale ganando, lo mismo que el empleador y la familia”.
La porción de la “tomosíntesis” en 2-D suele ser cubierta por los seguros médicos, pero la mayoría de los planes de salud no cubren las de 3-D porque la aprobación de la FDA es relativamente nueva, dijo un vocero de Hologic, la empresa que fabrica los equipos.
Un estudio en 3-D tiene un valor de más de 135 dólares, alrededor de 1,890 pesos, y según los fabricantes del equipo detecta 15 % más cáncer de mama y reduce las falsas alarmas en 30 %. Además de captar imágenes en 2-D como las mamografíastradicionales, la cámara de tomosíntesis también se mueve en un arco sobre el seno, tomando 15 minifotografías en cuatro segundos para permitir más capas, y detallar mejor el tejido. Hologic compara los resultados con páginas de un libro, que permite a los radiólogos ver múltiples imágenes de potenciales puntos problemáticos.
Fuente: Sun-Sentinel.com

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema. 

¿Un análisis de sangre detectará el cáncer de mama?

Así como ocurre con la detección del cáncer de próstata mediante una prueba de antígeno prostático, científicos británicos financiados por la organización benéfica Cancer Research UK investigan la manera de lograr un diagnóstico temprano de cáncer de mama mediante un análisis de sangre. 
Según un despacho de la agencia española de noticias EFE, que fue reproducido en diversos medios, como El Diario de Yucatán, en las próximas semanas los científicos tomarán muestras de sangre de mujeres que acudan al hospital Charing Cross, de Londres, y compararán el ADN de quienes resulten sanas con el de aquellas a las que les diagnostiquen la enfermedad.
De esa manera, los científicos podrán identificar marcadores genéticos vinculados al tumor. Así, podrán elegir los fármacos adecuados para cada tipo de cáncer de mama revelar qué pacientes son más propensas a una recaída.
“Esta emocionante investigación significa que quizá un día dispondremos de análisis de sangre que detecten los primeros estadios del cáncer, de forma que las mujeres podrían hacerse uno al año en lugar de una mamografía”, explicó el investigador principal, Jacqui Shaw, de la Universidad de Leicester.
En su opinión, este avance evitaría que las mujeres sufran una ansiedad innecesaria antes de someterse a una revisión rutinaria.
El estudio clínico estará a cargo de la Universidad de Leicester (en el norte de Inglaterra) y el Imperial College de Londres.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

Octubre, ‘mes nacional contra el cáncer de mama’ en EU

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, suscribió este lunes en Washington, D.C. una proclama que declara a este octubre como el Mes Nacional de Concientización sobre el cáncer de mama, pero el alcance del apoyo de su gobierno llegará hasta el 2014.
A partir de esa fecha, dijo Obama, la administración federal se asegurará de que a ningún estadounidense le nieguen la contratación de un seguro médico debido a una condición preexistente, incluido el cáncer de mama.
“Mi gobierno mantiene su compromiso de garantizar el acceso a una atención sanitaria de calidad, que incluye los servicios de prevención para las mujeres. Gracias a la Ley de Asistencia Asequible muchos planes de salud están obligados a cubrir las mamografías y otras pruebas de detección de cáncer sin copagos o deducibles”, afirmó.
En su exposición de motivos, Obama destacó que pese a los avances en la lucha contra “esa enfermedad devastadora”, más de 200,000 mujeres serán diagnosticadas este año con cáncer de mama, y decenas de miles podrían morir.
Pidió el apoyo de ciudadanos y organizaciones civiles para sumarse a las tareas que permitan un mayor conocimiento del cáncer de mama. Además de que, para honrar a quienes han muerto por su causa, “nos comprometemos a educarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos sobre esta trágica enfermedad”.
Aunque las causas exactas del cáncer de mama son desconocidas, destacó, la comprensión de sus factores de riesgo es fundamental para lograr mejores tratamientos. Citó entre ellos:

  • Las mujeres de edad y las que tienen antecedentes personales o familiares de cáncer de mama son quienes tienen el mayor riesgo de desarrollarlo
  • La detección temprana es clave en la lucha
  • Las mamografías pueden ayudar a un diagnóstico temprano del cáncer de mama

Obama dijo que animaba a las mujeres y a los hombres a hablar con especialistas sobre el tema y a visitar la página www.Cancer.gov para aprender más acerca de los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad.

¿(Des)Informando sobre el cáncer de mama?

La mastografía o mamografía está considerada como la “prueba reina” en la detección del cáncer de mama. Sin embargo, la mayoría de las mujeres (de todas las edades) se rehúsa a someterse periódicamente a este estudio, aun cuando se lo recomiende o prescriba un especialista.
Muchos son los mitos -y chistes- que rodean a esa prueba: que si el dolor es insoportable, que si para aguantarla antes debes practicar con la puerta del refrigerador, que si “truena” los implantes… y, más recientemente, que puede ser causa de cáncer de tiroides.
La mayoría de estos mitos son alimentados en los medios masivos de comunicación y en las redes sociales, ya que mensajes sin fundamento se vuelven virales y, por alguna razón que se antoja extraña, pareciera que la mente de las mujeres (y de los hombres) está más abierta a creer mentiras, a pensar mal, que a confiar en los profesionales médicos.
“Será posibleeee???!!! Mujeres: Leer por favor!!! IMPORTANTE!!!!!!!!!!!!!!!!! “Importante comentarle a todas las mujeres: nuestras hijas, nietas, sobrinas, madres y las miles de amigas, y amigos para que lo comenten con sus respectivas mujeres. “El miércoles, el Dr Oz hizo un programa mostrando porqué el Cáncer de Tiroides se está expandiendo rápidamente entre las mujeres. Allí expresó que posiblemente sea consecuencia de las radiografías dentales y las MAMOGRAFÍAS”. Esto es parte de un mensaje que circula profusamente por las redes sociales sin que quienes lo reproducen se detengan siquiera un minuto para pensar si estas afirmaciones son ciertas o, mínimo, si no habrán sacado de contexto el mensaje del Dr. Oz en su programa ni cuándo fue su trasmisión (el miércoles sí, pero de qué semana).
Y, por si esos mensajes “virales” fueran insuficientes, el 5 de septiembre, el canal 2 de Televisa trasmitió el capítulo del programa “La Rosa de Guadalupe”, titulado Tú eres mi única fuerza, en el que se hace referencia a que el cáncer de tiroides se asocia a la exposición de radiaciones rutinarias, como la mastografía, cuando esta se realiza “sin protección” para el área de la tiroides. El programa concluye que “muchas mujeres” desarrollan cáncer de tiroides, por realizarse mastografías sin protección y animando a “luchar” para dar a conocer que la radiación causada por mastografías causa cáncer de tiroides.
Por tratarse de un programa trasmitido en televisión abierta y alcance nacional, el mensaje llegó a millones de mujeres que sumaron más razones para evitar someterse a estudios tal y como se los haya indicado su médico.

Pero ¿qué dicen la ciencia y las autoridades de Salud?

La secretaria federal de Salud emitió un comunicado de prensa para desmentir la relación entre la mastografía y el cáncer de tiroides. Al parecer no tuvo ni la misma difusión ni el impacto de los mensajes en el programa televisivo y las redes sociales.
“Esta información carece de evidencia científica, puesto que los estudios de revisión  afirman que la protección del área tiroidea durante la mastografía es innecesaria y puede incrementar la necesidad de estudios adicionales o tomas repetidas”, asegura.
Las autoridades federales afirman que en los últimos 10 años la mortalidad por cáncer de tiroides se ha mantenido estable en hombres y mujeres, pese al aumento en la cobertura de detección con mastrografía en mujeres de 40 años y más.

La Secretaría de Salud asegura que la técnica de radiación para la toma de placas se dirige directamente a la glándula mamaria sin afectar la tiroides. Además, la radiación dispersa que durante el estudio se genera en la habitación es mínima y equivale a la exposición por media hora a la radiación ambiental, lo que no representa un riesgo adicional para la glándula tiroides.
Más aún, “la protección cervical para radiación sugerida para proteger el área, además de no tener ningún beneficio durante la toma de mastografía, puede disminuir la efectividad de la prueba para detectar un cáncer”.

Esta figura, divulgada por la secretaría federal de Salud y tomada del libro Mammography and the risk of thyroid cancer, de Hendrick Sechopoulos I. (marzo 2012), muestra una imagen mastográfica tomada con protección cervical (izquierda) y una convencional (derecha). En la primera, puede apreciarse que la protección cervical oculta un área de la mastografía en la cual pudieran localizarse imágenes sugestivas de cáncer de mama y, por lo tanto, el diagnóstico hecho a partir de esa sería falso.
“Es importante reafirmar que con base a la evidencia disponible se concluye que la toma de mastografía NO incrementa el riesgo de padecer cáncer de tiroides y por tanto, no es necesario protección del cuello durante la toma de mastografía, ya que no tiene justificación técnica, ni  científica”, dice la secretaría federal de Salud.

Tal vez la estrategia para invitar a las mujeres a que se autoexploren y sometan a los estudios de imagen que les digan los médicos deberá incluir un mensaje en los siguientes términos:  ¡¡¡¡¡IMPORTANTE!!!!!!!! Mujeres: Leer por favor!!! IMPORTANTE!!!!!!!!!!!!!!!!! “Es importante comentarle a todas las mujeres: nuestras hijas, nietas, sobrina, nietas, amigas, amores, que deben autoexplorarse cada mes para detectar cualquier posible cambio en sus senos. Mujer, por amor a ti: ¡¡¡¡¡TÓCATE!!!!

Hacia biopsias menos invasivas

Ganar tiempo para obtener diagnósticos tempranos que ayuden a preservar la vida es una premisa primordial para los oncólogos especializados en cáncer de mama, como la radióloga Cristina Cerda, quien ejerce en Guadalajara, Jalisco, tras haber concluido estudios en el Hospital Val D’Hebron, en Barcelona.

La especialista, que ejerce en el Hospital Civil de Guadalajara, es líder de un modelo en el que la paciente es sometida a un doble estudio: ultrasonido y mamografía van juntos.

“Eso agiliza mucho; antes se hacía nada más la pura mamografía: la paciente    venía, iba con el oncólogo y volvía a sacar la cita para el ultrasonido, y el diagnóstico duraba hasta un mes”.

Si aparece una lesión sospechosa de cáncer, la paciente es mantenida en el hospital y la derivan a la Clínica de Mama o a Oncología, donde la preparan para una biopsia. Los radiólogos son quienes localizan las lesiones, y el cirujano quita la lesión con incisiones pequeñas, en procedimientos ambulatorios.
Anteriormente, las pacientes debían entrar a un quirófano para este procedimiento, en el que para el diagnóstico se cortaba un cuadrante de la mama, muchas veces sin necesidad, pues el tumor resultaba benigno.