¿Buscas dónde hacerte una mastografía?

¡Hola!

30d1e853-5f82-496e-de40-4cd168449c8bUna de las preguntas más recurrentes que me hacen es sobre a dónde acudir para hacerse una mastografía. Entiendo que quienes tienen acceso a servicios de medicina privada no tienen dudas al respecto, al menos eso espero. Lo mismo podría pensar de quienes cuentan con un servicio de salud pública y que, pese a la alta demanda, pueden tener acceso al estudio.
Sin embargo, algunas mujeres que viven en Querétaro y el Estado de México tienen dudas o se preocupan por no poder acudir a una de las UNEME DEDICAM, que son las siglas que el sector público usa para definir a la Unidad de Especialidades Médicas Dedicada a la Detección y Diagnóstico del Cáncer de Mama. Quizá la alta demanda que tienen, no les permiten atender a todas las mujeres que quieren acudir a hacerse el estudio.
Por ello busqué alguna opción que pudiera ser útil a la mayoría y encontré Salud Digna, que es una institución sin fines de lucro que realiza distintos estudios clínicos y de imagen, como las mastografías. Tiene sucursales en varios estados del país, y aquí les dejo la dirección de su página en internet por si desean consultarla y saber dónde están sus unidades y los servicios que ofrece a muy bajo costo: http://salud-digna.org/ . Eso sí, recuerda que para hacerte el estudio debes tener en cuenta algunos factores, como ir bañada, pero sin usar cremas ni lociones; así que al hacer tu cita, pregunta cuáles son los requisitos.

Y ahora, en octubre, vi que tienen una promoción atractiva y útil: mastografías en 180 pesos. ¿Es bueno, no crees? Así que ya estás en el rango de edad para hacerte el estudio o tu médico así lo indicó, aquí tienes una alternativa más.

Abrazos.

En México aumentan 28% los casos de cáncer de mama

La noticia no es linda ni siquiera alentadora. Detrás de este resultado se esconden muchos factores. A vez, quizá, la falta de claridad en las campañas de información sobre la enfermedad que todavía hablan de prevención cuando ello no es real; o tal vez la falta de compromiso de cada mujer consigo misma, para abrazar la autoexploración como un hábito mensual indispensable o el dejar miedos atrás y acudir cada año -o cuando sea necesario- a consultar a un oncólogo especializado en cáncer de mama.
Razones puede haber muchas. Lo cierto es que en los últimos 13 años los casas de cáncer de mama en México registran un aumento de 28 por ciento, según informó Jaime de la Garza, investigador clínico del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).
De acuerdo con sus cifras, presentadas en una conferencia de prensa, en el año 2000 se registraron 3,955 muertes por cáncer de mama; en 2006, 4,461, y en 2012, 5, 217, lo cual ha convertido a este padecimiento en la primera causa de muerte en mexicanas mayores de 25 años.
Y entonces, yo pregunto, ¿dónde queda la efectividad de las campañas informativas? ¿de las campañas que invitan a ¡Tocar!? ¿de las colectas a través de la compra de productos rosa? Los mensajes se conocen, pero ¿por qué no estamos aplicando las recomendaciones?
Para De la Garza, uno de los mayores problemas es que 68 por ciento de los casos se detecta en mujeres de 50 años o mayores, lo cual significa que el cáncer está en etapa avanzada o metastásica, y las soluciones clínicas son escasas, sino es que nulas.
En México mueren al día 10 mujeres con cáncer de mama en fase metastásica, es decir, que ha invadido otras partes del cuerpo.
De acuerdo con el ex director del INCan, en las mujeres mexicanas, este cáncer se presenta 10 años (entre los 35 y 40) antes que en mujeres de otras partes del mundo, lo que significa que al momento de detectarse ha tenido un desarrollo de por los menos una década.
Al respecto, el también hematólogo indicó que para que un tumor alcance un centímetro de diámetro, medida en la que se le puede detectar con una autoexploración mamaria, han pasado 10 años de formación de células malignas en el organismo.
Sobre esta diferencia con respecto a las mujeres de otros países, sobre todo desarrollados, el investigador explicó que las mexicanas tenemos la primera menstruación a una edad temprana, entre los 10 y 12 años, y alcanzamos la menopausia hasta los 50 años, lo cual provoca un período muy prolongado de secreción de hormonas (estrógenos), que, algunos investigadores han propuesto como detonantes del cáncer de mama.
Por tal motivo, De la Garza recomendó acudir al médico en caso de detectar alguna malformación en las mamas por más pequeña que sea, pues es un padecimiento silencioso que cuando hace su aparición queda muy poco tiempo para solucionarlo.
También recalcó la importancia de que todas las mujeres de 40 años y mayores se realicen una vez al año una mastografía, pues en países como Estados Unidos, 95 por ciento de los casos detectados en etapa temprana se curan.

Una clínica móvil ‘rompe’ con creencias culturales

Esta noticia es positiva y resulta un balance: así como de pronto tenemos informaciones que causan horror, también hay otras que dan gusto, como esta de la Ribera Occidental del Jordán, donde -aun en medio de la ofensiva militar entre israelíes y palestinos- médicos crearon una clínica móvil para atender a las mujeres y, en su caso, lograr diagnósticos tempranos de cáncer de mama.
Sí, sé que en México y en otros países de América Latina hay vehículos que se trasladan entre comunidades apartadas para ofrecer consultas y mastografías, pero esta es una unidad única en su clase: fue equipada por el hospital Augusta Victoria de Jerusalén oriental para funcionar estacionada en zonas aisladas durante meses y es operada solo por mujeres: una médica, una enfermera y una técnica en mastografías.
Y debemos recordar que el área en la que se ubica, además de desértica, enfrenta bombardeos constantes y el conservadurismo extremo del Islam que, más frecuentemente de lo deseable, impide a las mujeres acudir libremente al médico. Aun así, esta clínica móvil ofrece un promedio de 35 consultas al día.
“Al principio, las mujeres tienen miedo, pero luego se sienten cómodas y prometen volver”, explica Issa, una enfermera, mientras examinaba los resultados de una paciente. “Necesitamos una atención de mejor calidad aquí. Necesitamos una mayor toma de conciencia, y este programa mejora la conciencia”.
En 2010, investigadores de la israelí Universidad de Haifa encuestaron a 400 mujeres de entre 30 y 65 años en la Ribera Occidental del Jordán, para conocer la frecuencia con la que se realizaban exámenes y mastografías, así como el nivel general de los servicios ofrecidos por la Autoridad Nacional Palestina (ANP). El estudio concluyó que más de 70 % de las palestinas nunca se habían sometido a una mastografía o a exámenes clínicos. Los principales obstáculos que afrontaban estaban relacionados con sus propias creencias religiosas, su educación, sus niveles de ingresos o el lugar donde habitaban (la ciudad o el campo). “Se deben crear programas educativos para mejorar el entendimiento sobre la importancia de la detección temprana y del conocimiento de pautas (para afrontar la enfermedad), así como crear conciencia y reducir las barreras culturales y sociales”, recomendó el informe.
Según la investigación, hay cuatro centros permanentes para mastografías en Cisjordania. Los estudios son gratis para aquellas palestinas que cuentan con seguro médico, y el costo es de entre cinco y 30 dólares para las que no tienen uno, y que representan alrededor de 20 % de la población, según la agencia IPS.

¿Mastografía? Sí, pese a reporte polémico es lo mejor que hay

El informe se da a conocer justo en momentos en los que campañas en todo el mundo hacen énfasis en la necesidad de que mujeres mayores de 40 años se sometan a una mastografía anual (o bianual según sea el caso). Evidentemente causó polémica, controversia… y la molestia de oncólogos de diversos países -México, entre ellos- que consideran que su divulgación es una irresponsabilidad.
Se trata de un informe independiente realizado en Reino Unido que denuncia la supuesta ineficacia de las mastografías y pide que sean eliminadas. La nota de prensa fue divulgada por la agencia española de noticias EFE y reproducida por medios de todo el mundo, causando reacciones similares.
Las mastografías dañan a 10 mujeres por cada una que salvan, es la conclusión del investigador Peter Gotzsche, de la organización internacional Cochrane Collaboration, que investiga los efectos de los diferentes sistemas de salud del mundo.
Gotzsche argumenta que la escasa calidad de esas radiografías provoca que muchos de los tumores no peligrosos que se detectan reciban la misma consideración que los malignos y muchas mujeres sufran mastectomías innecesarias.
“Cancer Research (la organización de lucha contra el cáncer de Reino Unido) no ha encontrado que las mamografías disminuyan la mortalidad por esta dolencia, mientras que está claro que el sistema perjudica la salud de muchas mujeres que reciben un diagnóstico erróneo”, expone en el informe.
Los resultados del estudio, que para Gotzsche destapan un “escándalo en la sanidad pública”, fueron criticados por el profesor Andy Evans, que trabaja con este tipo de pruebas en el hospital Ninewells, en el norte de Escocia.
Evans defendió la eficacia de las mamografías, aunque reconoció que la tecnología “está lejos de ser perfecta”.
“Hay un elevado índice de positivos falsos porque distinguir entre un cáncer pequeño y una red de tejido normal es algo extremadamente difícil. Es un fallo de la tecnología, pero salva vidas y es lo mejor que tenemos hasta la fecha“, afirmó en declaraciones a la BBC. El experto dijo que, de eliminar estas pruebas, “miles de mujeres morirían por esta enfermedad de forma innecesaria”, y calificó de “grave error” los razonamientos de Gotzsche.
En México, el diario El Universal publicó la nota y recibió una serie de comentarios que advierten preocupación por la difusión de los resultados del estudio.
“Puede crear confusión en nuestra población, que ya tiene poca información y se niegan a hacerse estudios de screening para cáncer de mama y CaCU. Con esto, disminuirá el número de personas que se realicen los estudios y aumentará el caso de mujeres con cánceres en estadíos avanzados”, escribió Octavio Rivera Magaña, jefe del Servicio de Oncología Quirúrgica, en el Hospital de Especialidades Siena, en Guanajuato.
“Las mamografías no son las que están mal, sino el personal médico o técnico que las interpreta; sin embargo, en personal calificado, las mamografías son elementos indispensables para detectar tumores malignos en fases tempranas”, añadió.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

Cuando los números del cáncer de mama significan vida

Cincuenta y tres años. Para muchos quizá pueda resultar una “buena edad”; otros la verán como “ya cercana a la vejez”; sin embargo, la mayoría sabemos que es un excelente momento en la vida, una etapa de plenitud, para cosechar lo sembrado… pero 53 años también es el  promedio de edad que tiene la mujer mexicana  cuando se le detecta cáncer de mama… y si el diagnóstico es tardío, será también el promedio de edad con el que concluirá su vida. 
De ahí la importancia que la mastografía tiene para las mujeres mayores de 40 años, quienes -según el médico que las trate- deberán hacerse un estudio anual haya o no haya indicios de enfermedad.
En mujeres con antecedentes familiares de cáncer, la recomendación es realizar la mastografía a partir de los 35 años.
Efraín Salas González, director de Oncología del Centro Médico de Occidente del IMSS, pone énfasis en la relevancia de contar con un diagnóstico oportuno: 95% de las mujeres detectadas a tiempo salvarán la vida.
Según las estadísticas, en México cada año se detectan alrededor de 13,600 casos de cáncer de mama; de esos, 1,300 ocurren en el estado de Jalisco, donde existe un buen resultado de detección temprana, según una entrevista de Salas González con medios locales.

Para entender las etapas de diagnóstico en Jalisco

  • 40% de los casos están en etapa 2,  y puede sanar hasta 95% de las pacientes
  • 40% de los casos están en etapa 3, y puede sanar hasta 80% de las pacientes
  • 20% de los casos llegan en etapa 4, y ya no es curable

“En etapa 4 tenemos la posibilidad de controlar el cáncer en un periodo de cinco años entre 15 y 20%”, dice Salas González. “Lo que quisiéramos ver son más casos en etapa 1, pero esos son escasos todavía”.

México triplica el número de mastografías en seis años

En el sexenio que está por concluir, México desarrolló diferentes estrategias que permitieron aumentar tres veces la cobertura de detección del cáncer de mama con mastografía, dijo el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri Morales.
La mastografía, destacó, es el método más efectivo que debe practicarse cada dos años a partir de la cuarta década de la vida. La Secretaría de Salud cuenta con 583 unidades médicas con mastógrafos en las que durante 2011 se realizaron más de un millón 300,000 estudios a mujeres de entre 50 y 69 años, que es el rango de edad con más riesgo de presentar la neoplasia.
Además, dijo, la dependencia cuenta con 43 unidades móviles que hacen recorridos por diferentes zonas del país para ofrecer el estudio de mastografía; y se construyeron cuatro unidades especializadas en cáncer de mama y ocho más empezarán a funcionar entre octubre de 2012 y marzo de 2013.
Gracias a esas unidades, se desarrolla la telemastografía, que consiste en hacer la lectura a distancia de los estudios que se toman en unidades que carecen de radiólogos especializados en ese rubro. En la actualidad funcionan cuatro unidades de este tipo en Sonora, Distrito Federal -dentro del Instituto Nacional de Cancerología- y en Querétaro.
Durante 2011, a causa del cáncer de mama, murieron en México más de 5,000 mujeres mayores de 25 años, es decir, un promedio de 14 defunciones diarias. La cifra ha posicionado al cáncer de mama como primera causa de muerte en el país desde 2006.

Atribuyó el aumento de 0.6 % en los casos a los siguientes factores:

  • Envejecimiento de la población
  • Postergación del embarazo (más allá de los 30 años)
  • Falta de lactancia materna
  • Aumento de factores de riesgo como obesidad y sedentarismo

Kuri Morales afirmó en conferencia de prensa que que ante el aumento en la incidencia de cáncer de mama, desde 2007 el gobierno de México garantiza el acceso gratuito al tratamiento mediante el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular. De esa manera se evita que la paciente abandone el tratamiento por el costo que representa la atención del padecimiento. Según las cifras que aportó, solo en el Instituto Nacional de Cancerología bajó de 40 a 2 % el porcentaje de abandono de tratamiento.

‘Lo detecté a tiempo’: Cuatro palabras que hacen la diferencia

Las campañas de información sobre el cáncer de mama hacen énfasis en cuatro acciones fundamentales para una detección oportuna de la enfermedad: 

  1. Autoexploración mensual
  2. Visita anual al especialista: (cada vez más insistiré en la conveniencia de tener como médico a un oncólogo experto en mama).
  3. Estudios de mama: mastografía y ultrasonido mamario, a partir de los 40 años… o antes si el médico así te lo recomienda.
  4. Llevar una alimentación adecuada, hacer ejercicio y controlar el peso corporal.

Al incorporar estas medidas a tu vida, si la enfermedad aparece, podrás decir: “lo detecté a tiempo” y ello hace una diferencia enorme, tan grande como la vida y la muerte.

El autobús del ‘Tri’ de futbol se transforma en rosa

El autobús oficial de la Selección Mexicana de Futbol dejó temportalmente el decorado tricolor que lo caracteriza y recorre las carreteras, rumbo al norte del país, luciendo otro en color rosa para reforzar la campaña de concientización del cáncer de mama que impulsa federativos y equipos mexicanos.
Este vehículo se dirige rumbo a la ciudad de Torreón, Coahuila, donde el Tri enfrentará el martes a la selección de El Salvador, en lo que será el sexto encuentro de la tercera ronda fase eliminatoria mundialista de la Concacaf hacia la Copa del Mundo Brasil 2014.
Además, con el apoyo del club Santos Laguna y de la empresa Lala, se organizarán en esa ciudad diversas actividades en las que las mujeres serán protagonistas. El sábado, abordarán el autobús y tendrán pláticas informativas sobre la enfermedad. Luego, las trasladarán a las instalaciones de los Guerreros.
En ese sitio también instalarán un camión gabinete para estudios de mastografía, donde mujeres podrán acudir y solicitar el servicio de manera gratuita.

¿(Des)Informando sobre el cáncer de mama?

La mastografía o mamografía está considerada como la “prueba reina” en la detección del cáncer de mama. Sin embargo, la mayoría de las mujeres (de todas las edades) se rehúsa a someterse periódicamente a este estudio, aun cuando se lo recomiende o prescriba un especialista.
Muchos son los mitos -y chistes- que rodean a esa prueba: que si el dolor es insoportable, que si para aguantarla antes debes practicar con la puerta del refrigerador, que si “truena” los implantes… y, más recientemente, que puede ser causa de cáncer de tiroides.
La mayoría de estos mitos son alimentados en los medios masivos de comunicación y en las redes sociales, ya que mensajes sin fundamento se vuelven virales y, por alguna razón que se antoja extraña, pareciera que la mente de las mujeres (y de los hombres) está más abierta a creer mentiras, a pensar mal, que a confiar en los profesionales médicos.
“Será posibleeee???!!! Mujeres: Leer por favor!!! IMPORTANTE!!!!!!!!!!!!!!!!! “Importante comentarle a todas las mujeres: nuestras hijas, nietas, sobrinas, madres y las miles de amigas, y amigos para que lo comenten con sus respectivas mujeres. “El miércoles, el Dr Oz hizo un programa mostrando porqué el Cáncer de Tiroides se está expandiendo rápidamente entre las mujeres. Allí expresó que posiblemente sea consecuencia de las radiografías dentales y las MAMOGRAFÍAS”. Esto es parte de un mensaje que circula profusamente por las redes sociales sin que quienes lo reproducen se detengan siquiera un minuto para pensar si estas afirmaciones son ciertas o, mínimo, si no habrán sacado de contexto el mensaje del Dr. Oz en su programa ni cuándo fue su trasmisión (el miércoles sí, pero de qué semana).
Y, por si esos mensajes “virales” fueran insuficientes, el 5 de septiembre, el canal 2 de Televisa trasmitió el capítulo del programa “La Rosa de Guadalupe”, titulado Tú eres mi única fuerza, en el que se hace referencia a que el cáncer de tiroides se asocia a la exposición de radiaciones rutinarias, como la mastografía, cuando esta se realiza “sin protección” para el área de la tiroides. El programa concluye que “muchas mujeres” desarrollan cáncer de tiroides, por realizarse mastografías sin protección y animando a “luchar” para dar a conocer que la radiación causada por mastografías causa cáncer de tiroides.
Por tratarse de un programa trasmitido en televisión abierta y alcance nacional, el mensaje llegó a millones de mujeres que sumaron más razones para evitar someterse a estudios tal y como se los haya indicado su médico.

Pero ¿qué dicen la ciencia y las autoridades de Salud?

La secretaria federal de Salud emitió un comunicado de prensa para desmentir la relación entre la mastografía y el cáncer de tiroides. Al parecer no tuvo ni la misma difusión ni el impacto de los mensajes en el programa televisivo y las redes sociales.
“Esta información carece de evidencia científica, puesto que los estudios de revisión  afirman que la protección del área tiroidea durante la mastografía es innecesaria y puede incrementar la necesidad de estudios adicionales o tomas repetidas”, asegura.
Las autoridades federales afirman que en los últimos 10 años la mortalidad por cáncer de tiroides se ha mantenido estable en hombres y mujeres, pese al aumento en la cobertura de detección con mastrografía en mujeres de 40 años y más.

La Secretaría de Salud asegura que la técnica de radiación para la toma de placas se dirige directamente a la glándula mamaria sin afectar la tiroides. Además, la radiación dispersa que durante el estudio se genera en la habitación es mínima y equivale a la exposición por media hora a la radiación ambiental, lo que no representa un riesgo adicional para la glándula tiroides.
Más aún, “la protección cervical para radiación sugerida para proteger el área, además de no tener ningún beneficio durante la toma de mastografía, puede disminuir la efectividad de la prueba para detectar un cáncer”.

Esta figura, divulgada por la secretaría federal de Salud y tomada del libro Mammography and the risk of thyroid cancer, de Hendrick Sechopoulos I. (marzo 2012), muestra una imagen mastográfica tomada con protección cervical (izquierda) y una convencional (derecha). En la primera, puede apreciarse que la protección cervical oculta un área de la mastografía en la cual pudieran localizarse imágenes sugestivas de cáncer de mama y, por lo tanto, el diagnóstico hecho a partir de esa sería falso.
“Es importante reafirmar que con base a la evidencia disponible se concluye que la toma de mastografía NO incrementa el riesgo de padecer cáncer de tiroides y por tanto, no es necesario protección del cuello durante la toma de mastografía, ya que no tiene justificación técnica, ni  científica”, dice la secretaría federal de Salud.

Tal vez la estrategia para invitar a las mujeres a que se autoexploren y sometan a los estudios de imagen que les digan los médicos deberá incluir un mensaje en los siguientes términos:  ¡¡¡¡¡IMPORTANTE!!!!!!!! Mujeres: Leer por favor!!! IMPORTANTE!!!!!!!!!!!!!!!!! “Es importante comentarle a todas las mujeres: nuestras hijas, nietas, sobrina, nietas, amigas, amores, que deben autoexplorarse cada mes para detectar cualquier posible cambio en sus senos. Mujer, por amor a ti: ¡¡¡¡¡TÓCATE!!!!