En México aumentan 28% los casos de cáncer de mama

La noticia no es linda ni siquiera alentadora. Detrás de este resultado se esconden muchos factores. A vez, quizá, la falta de claridad en las campañas de información sobre la enfermedad que todavía hablan de prevención cuando ello no es real; o tal vez la falta de compromiso de cada mujer consigo misma, para abrazar la autoexploración como un hábito mensual indispensable o el dejar miedos atrás y acudir cada año -o cuando sea necesario- a consultar a un oncólogo especializado en cáncer de mama.
Razones puede haber muchas. Lo cierto es que en los últimos 13 años los casas de cáncer de mama en México registran un aumento de 28 por ciento, según informó Jaime de la Garza, investigador clínico del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).
De acuerdo con sus cifras, presentadas en una conferencia de prensa, en el año 2000 se registraron 3,955 muertes por cáncer de mama; en 2006, 4,461, y en 2012, 5, 217, lo cual ha convertido a este padecimiento en la primera causa de muerte en mexicanas mayores de 25 años.
Y entonces, yo pregunto, ¿dónde queda la efectividad de las campañas informativas? ¿de las campañas que invitan a ¡Tocar!? ¿de las colectas a través de la compra de productos rosa? Los mensajes se conocen, pero ¿por qué no estamos aplicando las recomendaciones?
Para De la Garza, uno de los mayores problemas es que 68 por ciento de los casos se detecta en mujeres de 50 años o mayores, lo cual significa que el cáncer está en etapa avanzada o metastásica, y las soluciones clínicas son escasas, sino es que nulas.
En México mueren al día 10 mujeres con cáncer de mama en fase metastásica, es decir, que ha invadido otras partes del cuerpo.
De acuerdo con el ex director del INCan, en las mujeres mexicanas, este cáncer se presenta 10 años (entre los 35 y 40) antes que en mujeres de otras partes del mundo, lo que significa que al momento de detectarse ha tenido un desarrollo de por los menos una década.
Al respecto, el también hematólogo indicó que para que un tumor alcance un centímetro de diámetro, medida en la que se le puede detectar con una autoexploración mamaria, han pasado 10 años de formación de células malignas en el organismo.
Sobre esta diferencia con respecto a las mujeres de otros países, sobre todo desarrollados, el investigador explicó que las mexicanas tenemos la primera menstruación a una edad temprana, entre los 10 y 12 años, y alcanzamos la menopausia hasta los 50 años, lo cual provoca un período muy prolongado de secreción de hormonas (estrógenos), que, algunos investigadores han propuesto como detonantes del cáncer de mama.
Por tal motivo, De la Garza recomendó acudir al médico en caso de detectar alguna malformación en las mamas por más pequeña que sea, pues es un padecimiento silencioso que cuando hace su aparición queda muy poco tiempo para solucionarlo.
También recalcó la importancia de que todas las mujeres de 40 años y mayores se realicen una vez al año una mastografía, pues en países como Estados Unidos, 95 por ciento de los casos detectados en etapa temprana se curan.

La petición recurrente… y vital: ¡mujer, autoexplórate!

Ella es Martha y es una sobreviviente de cáncer de mama, que relata su experiencia en un video trasmitido por OnceTV.
Las palabras de Martha resultan conmovedoras. El cáncer de mama que generó hizo metástasis y prácticamente la invadió: los tumores aparecieron en diversas partes de su organismo. Sin embargo, ella mantuvo el ánimo y ha seguido adelante.
El mensaje que nos comparte es muy importante: la autoexploración es una responsabilidad personal que debemos cumplir. Se trata de la salud y hoy, por fortuna, el cáncer es curable, sobre todo, cuando se detecta a tiempo.

Este es el video de la historia de Martha. ¿Qué te parece?

Un modelo para estudiar el cáncer de mama más agresivo

Científicos argentinos dieron un paso adelante en el estudio del tumor mamario más agresivo, al crear un modelo de estudio que, aseguran, abre caminos para desarrollar terapias orientadas a bloquear las metástasis. Los resultados del trabajo fueron publicados en la edición de septiembre de la revista internacional Cancer Biology & Therapy.
El cáncer de mama es la patología maligna de mayor incidencia en la población femenina a nivel mundial. No es una enfermedad única, sino que existen distintos tipos genéticos que presentan características clínicas particulares. De ellos, los llamados triple negativo (aquellos que no expresan tres tipos de receptores) representan un 15 % de todos los tumores mamarios y suelen ser los de peor pronóstico.
Ese tipo de tumor “no cuenta al momento con terapias específicas y, si bien se trata con quimioterapia convencional, presentan alta tasa de recurrencia y mortalidad”, indicó el doctor José Mordoh, jefe del Laboratorio de Cancerología del Instituto Leloir y director del Centro de Investigaciones Oncológicas de la Fundación del Cáncer (FUCA).

El método
Lo que desarrollaron Paula Roberti, Marcela Barrio, Mordoh y otros científicos fue cultivar células provenientes de un cáncer de mama humano triple negativo, las cuales fueron luego inoculadas en ratones de experimentación, que permiten el crecimiento de células humanas sin rechazarlas.
“Las células resultaron ser metastásicas en el ratón al invadir los ganglios: un proceso semejante al que ocurre en la enfermedad humana”, precisó Mordoh. Tras varios ciclos de crecimiento de este tejido enfermo, los científicos lograron obtener células significativamente más agresivas.

Hallazgos
El equipo del investigador evaluó más de 160 proteínas presentes en los tumores metastásicos y estableció una categorización entre aquellas que experimentaron mayor y menor cambio. “Sobre ellas profundizaremos nuestras investigaciones”, anticipó Mordoh, quien agregó que en base a ese conocimiento “se podrían diseñar fármacos que ataquen moléculas fundamentales del proceso metastásico para impedirlo”.
Para profundizar en los mecanismos moleculares que subyacen al proceso, los científicos realizaron una comparación entre las células originarias y las metastásicas mediante una tecnología que permite evaluar los cambios de ciertas proteínas celulares.
Ya comenzaron los estudios preclínicos, tanto en cultivo de células como en animales. “De funcionar todo bien, los primeros ensayos clínicos podrían comenzar en un año; durar unos tres años, y si todo continúa de acuerdo a lo esperado se podría avanzar hacia una posible aprobación en unos cinco años”, en 2017, indicó Mordoh.
La investigación se ha desarrollado de manera conjunta por la Fundación Instituto Leloir, FUCA y el Instituto Alexander Fleming. Las instituciones que apoyaron este estudio fueron la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, el CONICET, FUCA, la Fundación Sales, la Fundación María Calderón de la Barca y la Fundación P. Mosoteguy.

Fuente: Agencia CyTA-Instituto Leloir
Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema. 

Una triple terapia contra el cáncer de mama metastásico

Una combinación de tres medicamentos parece retrasar el crecimiento de cáncer cerebral metastásico derivado de tumores de mama primarios en ratones, según un estudio publicado en la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS, por sus siglas en inglés). 
Según la investigación, los pacientes con cáncer metastático de mama HER2-positivo presenta un aumento del gen que codifica el receptor humano de crecimiento epidérmico factor 2 (HER2) y a menudo desarrolla metástasis cerebral, una complicación que suele tener un mal pronóstico y para la que apenas hay opciones de tratamiento.

Dos terapias
En el trabajo que se publica en PNAS y divulgado en España por diario ABC, se indica que el equipo de Rakesh Jain desarrolló un modelo de ratón con cáncer de mama HER2+ metastásico amplificado con cáncer de cerebro y han tratado a los animales con dos fármacos anti-HER2, de forma individual, o en combinación con un inhibidor del factor de crecimiento endotelial vascular del receptor-2 (VEGFR2), un factor implicado en la formación de los vasos sanguíneos, que es crítico para la progresión del cáncer de mama y sus metástasis.
Los investigadores han visto que una combinación del inhibidor de VEGFR con cualquiera de los fármacos anti-HER2 lograba un retraso sustancial en el crecimiento de tumores cerebrales uperior al uso de cualquier inhibidor solo; así, los datos mostraban que la supervivencia se triplicaba en comparación con animales control no tratados.

Mejor, tres fármacos
Los expertos de la Escuela de Salud de Harvard y del Hospital General de Massachusetts, en Boston, EU, fueron un paso más allá y analizaron la eficacia de los tres medicamentos juntos. Esta triple terapia multiplicó la supervivencia por cinco, cuando se comparaba con los controles, y la duplicó con relación a cualquiera de las combinaciones de dos fármacos.
Los autores atribuyen la eficacia de la triple terapia a la inhibición del crecimiento de los vasos sanguíneos. Según los investigadores, estos datos apoyan el desarrollo clínico de esta triple combinación para el tratamiento de las metástasis cerebrales en pacientes con cáncer de mama HER2 positivo.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

¿La sobrepoblación de células fortalece a los tumores de mama?

La sobrepoblación de células cancerígenas en los tumores de mama impiden que se erradique por completo un cáncer avanzado, ya que cuando se ataca una población de células y se les elimina, hay otras dispuestas a repoblarlo, sugiere Marco Antonio Velasco Velázquez, del Laboratorio de Farmacología Molecular de la Facultad de Medicina de la UNAM. 
El investigador se ha dedicado al estudio de una subpoblación de células malignas y su relación con las células madre, o troncales, para determinar la situación de un paciente de acuerdo con la cantidad de células troncales, que dan al tumor un carácter más agresivo y menos susceptible a los tratamientos.
Según un comunicado de la UNAM, la investigación de Velasco Velázquez también se orienta hacia la posibilidad de advertir algún receptor que permita atacar las células troncales con fármacos y que ese tratamiento se sume a la terapia con que se ataca el tumor.
Para realizar este nuevo estudio, el investigador, quien fue acreedor al Fondo de Investigación para México en el área de Investigación Básica, que otorga el Instituto Científico Pfizer, analizará junto con su equipo la actividad bioquímica, metabólica y funcional de la subpoblación de células cancerosas, y serán comparadas con las células de otros tipos de carcinomas.
Velasco Velázquez indicó que el cáncer de mama es el que mayor incidencia tiene en el mundo, precisamente porque se trata de tumores sumamente agresivos y resistentes, sobre todo porque el diagnóstico se realiza en etapas muy avanzadas.
“Se conocen algunas rutas bioquímicas que definen a esta subpoblación celular, pero aún necesitamos identificar un mayor número de marcadores para diagnosticar cuál es el porcentaje de troncales en un tumor, y con base en eso, hacer un pronóstico para la paciente, así como para conocer cómo es que ellas presentan las características biológicas mencionadas: resistencia a la terapia, generación de nuevo del tumor y formación de metástasis”, señaló el especialista.
La mayor parte del estudio se realizará en el laboratorio del investigador de la Facultad de Medicina de la UNAM, “pero tenemos colaboraciones con la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia, Estados Unidos, donde se harán experimentos particulares de expresión de genes asociados al fenotipo troncal”, indicó Velasco Velázquez.
“Quizá en la parte ulterior del proyecto pudiéramos tratar de corroborar nuestros hallazgos en muestras de tumores obtenidos de humanos, y saber si lo que vemos en cultivo y animales se reproduce en pacientes, pero sería en la última parte”, dijo el investigador.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

Lorena Rojas conserva el ánimo en su nueva batalla

La actriz mexicana Lorena Rojas explicó que el cáncer de mama que padeció hace cuatro años dejó estragos que se hacen presentes con una metástasis en los huesos
“Empiezo a tener molestias en una pierna y como fanática del gimnasio que me hace sentir muy bien de salud, se lo adjudique a esto; me hice placas y en exámenes más profundos se encontraron las razones y fue que el cáncer había atacado ya mis huesos”, recordó en entrevista para la emisión Primer Impacto.
En la charla que Rojas sostuvo con la conductora Bárbara Bermudo, la actriz detalló: “Me dicen los médicos que es una consecuencia de mi cáncer de seno, no significa que tenga cáncer de hueso, significa que el cáncer de seno hizo metástasis“.
La actriz sigue un tratamiento que está basado en radiaciones, suero para fortalecer los huesos, y una “inyección para bloquear y evitar que esto siga extendiéndose”.
Agregó que físicamente se siente bien: “Los dolores ya pasaron, sigo mi tratamiento y en un mes me hago estudios para saber cómo voy. Mi ánimo siempre ha sido mi mejor medicina y además de los tratamientos médicos, confío en la medicina alternativa y natural; voy de la mano de ambas”.

¿Qué se entiende por metástasis?
Es una invasión a órganos lejanos desde el sitio primario del cáncer; en el de mama estos órganos suelen ser pulmón, hígado, hueso y cerebro.

‘Toca hablar’ de metástasis: 20% de los casos, la desarrolla

Un 20% de los casos de cáncer de mama desarrollarán metástasis, según Jesús García Mata, de la Sociedad Española de Oncología Médica. Si bien la cura de estos pacientes es difícil, los avances médicos cada vez ofrecen mayor esperanza y permiten contener la enfermedad hasta dejarla en un estado ‘crónico’.
“Nuestro objetivo al tratar el cáncer de mama metastásico es intentar que los pacientes se curen, cosa que no conseguimos casi nunca; entonces hay que intentar que se cronifiquen, cosa que cada vez conseguimos más; o por lo menos intentar que los pacientes vivan durante más tiempo, más meses o más años”, explicó el médico según un reporte de europapress.es.
García Mata participó en la presentación de la campaña Toca hablar, impulsada por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer para mejorar la información y recursos de quienes han desarrollado la enfermedad. Cada año, en España se diagnostican alrededor de 20,000 casos nuevos, poco más de los 13,600 que se detectan en México en el mismo lapso, según la secretaría federal de Salud.
“Es imprescindible estar con estos pacientes”, insistió el médico, quien también impulsa  la idea de que debe apostarse por el diagnóstico temprano de la enfermedad, ya que “gracias a él se ha conseguido curar en una inmensa mayoría”. Lamentablemente, aunque se estima que sana entre 70 y  80 %, “hay un grupo de pacientes que no se van a curar”. Consideró por ello “una obligación” para los oncólogos que los tratan “conseguir mejorar la calidad de vida de esos pacientes”.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.

La ruta metastásica del cáncer de mama apunta al pulmón

Un grupo del Centro de Investigación del Cáncer ha descubierto una nueva vía de señalización que condiciona el crecimiento de tumores de mama y su diseminación metastática hacia el pulmón.
Los investigadores descubrieron seis proteínas que actúan coordinadamente para favorecer el crecimiento del tumor primario y etapas específicas de la diseminación metastática de las células tumorales hacia el pulmón, según un estudio publicado en Science Signalling.
Por este motivo, la eliminación de estas proteínas en células de cáncer de mama disminuye el crecimiento del tumor primario y suprime las metástasis hacia el pulmón, lo que indica que son potenciales dianas terapéuticas.
10digital.com publicó que además, el estudio ha identificado una “huella o firma genética” presente en células de cáncer de mama que permite predecir la evolución de este tipo de tumor en pacientes, posibles recurrencias de la enfermedad y la probabilidad de que se desarrollen metástasis pulmonares durante su evolución.
Los investigadores inactivaron genéticamente en modelos animales el gen que codifica la proteína Vav3, frecuentemente enriquecido en muestras tumorales de cáncer de mama, e hicieron lo mismo con otro muy relacionado, Vav2, para comprobar si tenían papeles relevantes en este tipo de tumor. Los estudios indicaron que Vav2 y Vav3 actuaban coordinadamente en el crecimiento del tumor de mama primario y eran críticos para la formación de metástasis.
El estudio subsecuente de las células que carecían de expresión permitió revelar que estas proteínas son esenciales para la expresión de un vasto programa transcripcional en las células de cáncer de mama.
El siguiente paso consistió en averiguar si esta “firma genética” prometastática podía tener interés desde un punto de vista terapéutico o de diagnóstico clínico. Para el primer objetivo, el equipo seleccionó genes pertenecientes a esa “firma genética” que codifican moléculas con potencial terapéutico, es decir, que pudiesen ser inhibidas por métodos clásicos como fármacos, anticuerpos o microRNAs en esta enfermedad.
En esta fase de la investigación los científicos descubrieron que, además de las proteínas Vav2 y Vav3, existían otras cuatro (Ilk, Inhibina betaA, ciclooxigenasa 2 y Tacstd2) que cuando se inhibían genéticamente disminuían el crecimiento del tumor primario y eliminaban por completo las metástasis del cáncer de mama al pulmón.
Según el estudio, la inhibición de estas seis proteínas, individualmente o de manera combinada, podrían utilizarse en un futuro como dianas terapéuticas.

Importante: Mi sugerencia es que platiques con tu especialista sobre este tema.