Porque los afectos (y su calidad) SÍ importan para sanar

La calidad de las relaciones personales de la mujer parece ser tan importante como el tamaño de sus redes sociales para predecir la supervivencia del cáncer de mama, informan científicos del consorcio médico estadounidense Kaiser Permanente en la última edición de Breast Cancer Research and Treatment.
El estudio incluyó a 2,264 mujeres que fueron diagnosticadas en las primeras etapas con cáncer de mama invasivo entre 1997 y 2000, a las que se les solicitó información sobre sus relaciones personales:

  • socialmente aislada (pocos lazos)
  • moderadamente integrada
  • integrada socialmente (muchos lazos).

“Encontramos que las mujeres con pequeñas redes sociales tuvieron un riesgo significativamente mayor de mortalidad que aquellas con grandes redes”, dijo Candyce H. Kroenke, de la División de Kaiser Permanente y autora del estudio, quien reveló que las mujeres socialmente aisladas tienen un 34 % más probabilidades de morir de cáncer de mama u otras causas que las mujeres socialmente integradas.
De acuerdo con Europa Press, los investigadores midieron los niveles de apoyo social de amigos y familiares mediante una encuesta que preguntaba a las mujeres que calificaran la calidad de sus relaciones en una escala de cinco puntos en la última semana. El estudio encontró que los niveles de apoyo dentro de las relaciones son también importantes factores de riesgo de mortalidad por cáncer de mama.
“Las mujeres con redes pequeñas y altos niveles de apoyo no estaban en mayor riesgo que aquellas con grandes redes, pero sí aquellas con redes pequeñas y bajos niveles de apoyo”, dijo Kroenke.
De hecho, las mujeres con redes pequeñas y bajos niveles de apoyo tienen un 61 % más de probabilidades de morir de cáncer de mama y otras causas que las que poseen redes pequeñas y altos niveles de apoyo.
“También encontramos que cuando las relaciones familiares daban menos apoyo, la comunidad y los lazos religiosos eran fundamentales para la supervivencia. Esto sugiere que tanto la calidad de las relaciones, y no sólo el tamaño de la red, es importante para la supervivencia y que se recurre a las relaciones comunitarias cuando los amigos y la familia dan menos apoyo”, añade Kroenke.